EFEAugusta National (EE UU)

El estadounidense de 21 años Jordan Spieth ha mantenido la ventaja que había acumulado durante los dos primeros días y se ha impuesto en el Masters de Augusta con 270 golpes, 18 bajo el par.

A cuatro golpes que quedaron el estadounidense Phil Michelson y el inglés Justin Rose, mientras que el norirlandés Rory McIlroy y el japonés Hideki Matsuyama, pese a sus prodigiosas vueltas de seis golpes bajo par, se han quedado a seis y siete golpes, respectivamente, de Jordan Spieth.

Spieth comenzó la competición destrozando la marca de golpes en los dos primeros días y la ha acabado igualando el récord de juventud del ganador establecido en 1997 por Tiger Woods, que ha regresado esta semana a la competición con un resultado respetable de cinco bajo el par.

De la mano de su caddie Michael Greller, que dejó su carrera de maestro de escuela para llevar la bolsa del joven prodigio tejano, Spieth ha demostrado su aplomo y puntería de francotirador en el traicionero recorrido de Augusta National.

El que para muchos es la nueva encarnación de Tiger Woods ha proyectado la sombra de su juego sorprendentemente maduro sobre el aspirante al Grand Slam (victoria en los cuatro grandes), el norirlandés Rory McIlroy, y el pegador Bubba Watson, candidato a una tercera chaqueta verde de ganador del Masters.

Se augura que a la pareja formado por Spieth y su caddie les quedan muchas victorias por delante. De momento aspiran a conquistar el segundo grande del año, el Abierto de Estados Unidos, que se disputará en junio en Chambers Bay, un escarpado recorrido del noroeste de Estados Unidos que conoce al milímetro Michael Greller, originario del estado de Washington.

Juan Luis Guillén