EFEWashington

El Senado de EE.UU. confirmó hoy a Scott Pruitt, como el nuevo director de la Agencia de Protección Medioambiental (EPA), pese al intento de bloqueo de los demócratas, y en una victoria para los republicanos que buscan dar marcha atrás a las regulaciones federales para frenar el calentamiento global.

El nominado por el presidente Donald Trump es un conocido escéptico del cambio climático y encabezará una de las agencias federales que más habían crecido, en recursos y personal, durante la Presidencia de Barack Obama, quien había situado el combate del calentamiento global como una de sus prioridades.

La votación de Pruitt se saldó con 52 votos a favor y 46 en contra, después de que los demócratas trataran de aplazar sin éxito el voto de confirmación a la espera de que se hicieran públicos los correos electrónicos del nuevo director de la EPA con diferentes grupos de la industria minera y petrolera.

Un juez estatal decretó hoy que estos correos deben revelarse el próximo martes.

Pese a la insistencia de la los demócratas, que han expresado sus críticas a Pruitt por su vinculación con las industrias de combustibles fósiles, los republicanos impusieron su mayoría y aprobaron al hasta ahora fiscal general de Oklahoma.

Además de los republicanos, también contó con el respaldo de dos senadores demócratas que representan dos estados con gran dependencia de la minería y la exploración petrolera, Joe Manchin (Virginia Occidental) y Heidi Heitkamp (Dakota del Norte); y el único rechazo de la senadora republicana por Maine, Susan Collins.

El líder de la mayoría demócrata en la Cámara alta, Mitch McConnell, lamentó la "obstrucción verdaderamente histórica, sin precedentes y dañina" por parte de los demócratas.

Por su parte, el senador demócrata Sheldon Whitehouse afirmó que no ve cómo el mandato de Pruitt al frente de la EPA puede "acabar bien".

"El tiempo nos dirá y los hechos se conocerán, pero creo que nuestros amigos republicanos se arrepentirán del día en que apresuraron su nominación el mismo día que se aprobó en Oklahoma la divulgación de los correos", señaló Whitehouse.

En una acción poco habitual, las críticas contra Pruitt arreciaron también desde un grupo de antiguos empleados de la EPA que urgieron explícitamente a los senadores a rechazar su confirmación.

"El historial de Pruitt y sus declaraciones públicas sugieren de manera rotunda que no está de acuerdo con los principios básicos de nuestra normativa medioambiental", indicaron en una carta firmada por más de 800 ex empleados de la agencia.

El nuevo director de la EPA ha subrayado las dudas que rodean a los estudios sobre el impacto de la actividad humana en el planeta no están suficientemente probados.

"La capacidad de medir el alcance de ese impacto y qué hacer con ello está sujeto a un continuo debate y diálogo", indicó en su audiencia de confirmación en el Senado.

De este modo, el presidente Trump consigue avanzar a su nominado de cara a cumplir con sus promesas acabar con los acuerdos globales contra el cambio climático y derogar el Plan de Energía Limpia, proclamado en 2015 por Obama y que busca reducir las emisiones de carbono de las centrales eléctricas.

Paradójicamente, y como fiscal general de Oklahoma, Pruitt ha demandado en 14 ocasiones a la agencia federal que pasará a dirigir bajo el argumento de extralimitación.

Los grupos de defensa del medio ambiente cargaron, una vez más, contra la confirmación en el Senado.

"Scott Pruitt, como director de la EPA, probablemente significará un asalto a gran escala a las protecciones que los estadounidenses han disfrutado respecto el aire y agua limpios, y a un clima saludable", dijo Michael Brune, director ejecutivo del Sierra Club en un comunicado.

Alfonso Fernández