EFEWashington

El Pentágono estimó hoy que habría enviado por error más muestras activas de ántrax a 51 laboratorios en 17 estados de EE.UU. y el Distrito de Columbia, lo que se sumaría a otros ya revelados en tres países.

El subsecretario de Defensa, Bob Work, explicó que el Pentágono sigue evaluando el alcance de los fallos en la distribución de ántrax, que pudieron haber sido transportados, en algunos casos, por el servicio de paquetería Fedex.

El Pentágono, que ha abierto una investigación por lo sucedido, distribuyó muestras de ese bacilo a laboratorios pensando que estaban inactivas y era inocuas.

Por el momento, el Departamento de Defensa ha descartado que se trate de un acto deliberado.

Work también afirmó que, por el momento, no se conocen casos de contagio de carbunco entre las personas que pudieron verse expuestas a las muestras, que también fueron enviadas a Australia, Corea del Sur y Canadá.

Debido a que ha aumentado el número de laboratorios bajo sospecha, el subsecretario de Defensa consideró que se debe esperar un incremento en los casos confirmados de muestras de ántrax activas enviadas sin las medidas de precaución adecuadas.

No obstante, la posibilidad de infección es muy reducida, ya que los viales no tenían una concentración alta, estaban sellados y se encontraban en forma líquida, por lo que era casi imposible infectarse por inhalación.

La investigación, cuyos resultados se esperan a final de mes, se complica porque ahora el Pentágono deberá revisar más de 400 envíos de ántrax en todo el país que fueron clasificados como inactivos, algo que ha quedado cuestionado.

La Policía del Pentágono fue una de las instituciones que pudo recibir envíos sospechosos de ántrax.

El Centro de Control de Enfermedades (CDC) de Atlanta también colabora en la investigación de lo ocurrido.