EFECaracas

Una comisión especial del Parlamento venezolano, de mayoría opositora, instó hoy al Vicepresidente, Tareck El Aissami, a separarse de su cargo mientras transcurren las investigaciones en Estados Unidos que lo acusan de "desempeñar un papel significativo en el tráfico internacional de narcóticos".

El presidente de dicha comisión y primer vicepresidente de la Cámara, el opositor Freddy Guevara, señaló que contra El Aissami hay acusaciones por presunto lavado de dinero, narcotráfico y recibimiento de sobornos de narcotraficantes, lo que consideró como "grave" debido a su cargo de Vicepresidente de la República.

"El planteamiento que hacemos para que Tareck se separe del cargo (temporalmente) no es un capricho político. Se hace para buscar la facilitación de la investigación. Si Tareck considera que se le generó una infamia, que ayude abriendo este proceso investigativo y colabore", dijo Guevara citado en una nota de prensa.

El opositor aseguró que tales acusaciones, hechas por el Departamento del Tesoro de Estados Unidos, "dejaría inhabilitado a El Aissami de cumplir eventualmente con las funciones de Presidente, pues tiene prohibición para suscribir contratos con Estados Unidos o cualquiera de sus socios comerciales".

"El objetivo es que todos los venezolanos, la comunidad internacional y los demás miembros del Gobierno sepan si el Vicepresidente está envuelto en actividades ilícitas", prosiguió Guevara tras instar a la Fiscalía a revisar los movimientos bancarios de El Aissami y de su presunto socio comercial, Samark López.

La comisión, instalada hoy, acordó solicitar al Congreso de EEUU y a los Departamentos del Tesoro y de Estado de ese país "la información precisa que sustenta las señalaciones realizadas para que la Asamblea Nacional (AN, Parlamento) pueda realizar las averiguaciones pertinentes".

También aprobaron exhortar a la Fiscalía y "demás organismos del país que puedan guardar relación con el tema" a que remitan información del caso, así como ampliar la investigación para incluir temas como el de la presunta venta de pasaportes venezolanos en el extranjero o la supuesta compra de medios de comunicación.

A raíz de las sanciones económicas impuestas en su contra, El Aissami rechazó hoy en una carta pública en el diario The New York Times que tenga activos en EEUU y calificó de "absurdo" y "patético" el proceso que se le sigue en la nación norteamericana.