Si la Torre de Londres custodia la colección de joyas más valiosa del mundo, la capital británica guarda todo un tesoro natural: sus parques. Las zonas verdes de la ciudad se cuentan por decenas y, junto al célebre Hyde Park, destacan otros siete parques propiedad de la Corona: Kensington Gardens, Green Park, St James’s Park, Regent’s Park, Greenwich Park, Bushy Park y Richmond Park.