Aunque el nombre pueda parecer poético, esconde una realidad muy dura, la de una enfermedad rara e incurable que produce ampollas y heridas ante el más mínimo roce. Un ensayo clínico con células madre que comenzará en los próximos meses tratará de obtener una mejoría de las lesiones y una mayor resistencia de la piel.