EFEAsunción

Estudiantes protestaron hoy contra los presuntos casos de acoso sexual en universidades de Paraguay, y el supuesto encubrimiento de estos por parte de la Iglesia, con un acto frente a la Catedral de Asunción, coincidiendo con el Día de la Mujer Paraguaya, que se celebra cada 24 de febrero.

Las estudiantes, que pertenecen a una plataforma de universitarias feministas que apoyan el Paro Internacional de Mujeres, previsto para el 8 de marzo, cubrieron las escalinatas de acceso a la Catedral con carteles de denuncia de presuntos casos de abuso sexual en las principales universidades públicas y privadas del país.

"Ninguna universidad de Paraguay tiene un protocolo contra la violencia de género, así que cuando ocurren estos casos no se investigan, ni se denuncian, ni se sancionan, ni se protege a las víctimas. Queremos que las universidades sean espacios seguros para nosotras", declaró a Efe Alicia Elías, estudiante de Sociología de la Universidad Católica de Asunción (UCA) y miembro de la plataforma.

Elías aseguró que, solo en la UCA, las estudiantes han detectado "centenares de casos" de acoso de docentes hacia alumnas, que comprenden comentarios sobre su ropa o su aspecto físico, chistes sexistas o humillaciones públicas, entre otros.

Sin embargo, admitió que muchos de estos casos solo se denuncian cuando constituyen "un acoso sexual muy explícito", y que en la mayoría de las ocasiones las alumnas solo denuncian una vez terminaron sus estudios, por miedo a perder la carrera.

La estudiante expuso el caso de una alumna de la UCA que denunció un presunto caso de acoso sexual por parte del docente Cristian Kriskovich, y a continuación fue acusada de una supuesta compra de notas, y expulsada de la universidad.

Elías recordó que el caso de Kriskovich, miembro del Consejo de la Magistratura de Paraguay, fue llevado a juicio oral, y el tribunal terminó por absolverle, mientras que a la estudiante que le denunció le ha sido negada la inscripción en todas las universidades privadas del país.

Otro caso de presunto acoso sexual en la universidad que se encuentra ahora en instancias judiciales es el que acusa al docente de la Universidad Nacional de Asunción (UNA) Gustavo Rodríguez Andersen, que se encuentra pendiente de su elevación a juicio oral.

Las estudiantes denunciaron además el supuesto encubrimiento del acoso sexual por parte de las autoridades de la Iglesia Católica, que tratan de esconder o minimizar estos casos, según Elías.

En concreto, protestaron contra las declaraciones del arzobispo de Asunción, Edmundo Valenzuela, quien la semana pasada declaró que el acoso sexual era una "piedrita", mientras que subrayó que el abuso de menores era una "montaña".

Días después Valenzuela pidió perdón por esa expresión en un comunicado y añadió que no fue su intención minimizar el hecho, referido al testimonio de una joven que denunció el acoso sexual que supuestamente sufrió por parte de un sacerdote que se encuentra imputado.

Las universitarias colocaron este viernes una "montaña de piedritas" frente a la puerta de la Catedral, para representar que "los casos de acoso no son piedritas ni montañas: están en juego los cuerpos y las vidas de las mujeres", dijo Elías.

Criticó además el discurso de la Conferencia Episcopal Paraguaya (CEP), que repite el del papa Francisco, de que la mujer paraguaya, cuya efeméride se conmemora hoy, es "la más gloriosa de América".

Según Elías, ese discurso "defiende que el rol de las mujeres sea el de la sumisión, el sacrificio y la abnegación, en lugar del de los derechos y libertades, especialmente sobre sus cuerpos".

Solo un 15 % de las mujeres víctimas de diferentes tipos de violencia en Paraguay acudieron a una comisaría a denunciar estos hechos, por lo que el 85 % de ellas no denunció, según los datos de un informe sobre violencia machista presentado en enero por ONU Mujeres.