EFEGranada

El Salón Internacional del Cómic de Granada cumple 21 años con una revisión de su formato para defender el papel cultural de historias gráficas y viñetas y acerca hasta el centro de la ciudad presentaciones de ejemplares, firmas de autores y demostraciones, esta vez gratuitas.

El cómic no es solo cosa de niños y su evolución, que ha sumado a los tebeos tradicionales las historias gráficas o la influencia de estilos como el manga o el anime, lo han convertido en una expresión cultural que mueve en el país cerca de cien millones de euros al año, según los datos del Ministerio de Cultura.

Para continuar escribiendo esta historia y sumar viñetas y más viñetas, ediciones y ediciones, el Salón Internacional del Cómic de Granada se ha reinventado para celebrar sus veintiún años y acercar estos trazos y las historias enmarcadas en sus bocadillos al público general.

Desde ayer, la cita granadina con el cómic mezcla en la céntrica Fuente de las Batallas la venta de ejemplares con talleres y las firmas de autores nacionales e internacionales, una apuesta para reivindicar el valor cultural del anime o los tebeos que pretende convencer a un público aún sin conquistar.

Esta iniciativa organizada por la Asociación Ediciones Veleta, en colaboración con el Instituto Andaluz de la Juventud (IAJ), la Diputación y el Ayuntamiento de Granada, se pinta seria y se aleja del "frikismo" de su primera parte, algo más lúdica y pintoresca.

Las actividades propuestas se suman a una primera parte de la edición, que mantuvo la estética de años anteriores y congregó a miles de aficionados en la Feria de Muestras de Armilla (Fermasa) con una programación con más de 200 actividades, karaoke y disfraces incluidos.

El director del Salón del Cómic, Alejandro Casasola, ha detallado a Efe que esta segunda parte tiene trazos similares a una feria del libro y, por su carácter gratuito y su ubicación céntrica, servirá para consolidar la cita y acercar el tebeo de toda la vida y sus redefiniciones a un nuevo público.

"Conectamos con un nuevo modelo, diferenciando el cómic puro y duro, la visión más cultural, de la lúdica y festiva, y ofrecemos diez expositores con autores, que estarán firmando en un formato más dinámico sin necesidad de desplazarse ni pagar entrada", ha explicado Casasola.

En la recién estrenada deriva de ponerse serios, el Salón mantiene los encuentros entre autores y editores para ofrecer a dibujantes una oportunidad laboral, la que perseguirán 250 dibujantes que mostrarán sus historias gráficas y cómics a editores nacionales e internacionales como Titan Comics, IDW Publish o Radeby Agency.

Además, autores de renombre como Cels Piñol, Quan Zhou Wu, El Torres, Sergio Bleda o Jordi Tarragona pasarán por el nuevo diseño de la cita para acercar sus firmas y trayectorias a sus seguidores.

La segunda fase, la 'cultureta' de este Salón del Cómic, incluye además una programación de exposiciones como la de Stan Sakai (Kyoto, 1953), diseñador además del cartel de esta edición, que ofrece medio centenar de originales del creador del famoso cómic "Usagi Yojimbo".

También se podrá hacer un recorrido por los "Diez años de Tekkonkinkreet" con la muestra organizada por Studio 4º C y el Salón del Cómic de Granada, con la colaboración de Fundación Caja Rural, para rendir homenaje a este hito de la animación, dirigido por Michael Arias.

La muestra ofrece una retrospectiva en forma de fotogramas, fondos de la película, diseños de personajes e incluso alguna animación key e incluye originales cedidos para rememorar la película y conocer detalles del proceso de creación.

"...Y se escribe Spirou" cierra la oferta de exposiciones con medio centenar de obras de autores noveles y consagrados, que ofrecen su versión de Spirou, personaje clave del tebeo europeo que popularizó el dibujante y guionista de cómics André Franquin, una apuesta más para reivindicar que este arte se pone serio.

Por María Ruiz