EFERamala (Cisjordania)

La maestra palestina Hanan al Hroub recibió el Global Teacher Prize (premio Profesor Global) de la fundación Varkey, uno de los galardones más reconocidos dentro del mundo del profesorado, gracias a su método de enseñanza contrario a la violencia a través del juego.

"Nos sentimos felices y lo consideramos una victoria para Palestina", dijo a Efe el portavoz del Ministerio de Educación palestino, Abdulhakim Abu Yamus, que destacó el mérito de obtener dicha condecoración, "a pesar de la falta de posibilidades materiales y morales" que hay en los territorios ocupados.

El propio papa Francisco hizo entrega el domingo en Dubai del premio considerado el "Nobel" de la enseñanza y dotado con un millón de dólares a esta palestina del campo de refugiados de Deheisha, en la ciudad cisjordana de Belén.

Según los organizadores, el premio reconoce en su segunda edición el trabajo de un maestro "innovador y comprometido con un impacto inspirador en sus alumnos y en su comunidad".

La vida de Al Hroub en el campo de refugiados ha estado marcada por episodios de violencia, como un tiroteo que causó un gran impacto en sus hijos e hizo que decidiera dedicarse a la enseñanza.

"Con tantos niños con problemas en la región, las clases palestinas pueden ser un lugar de tensión. Hanan abraza el lema 'No a la violencia' y usa un enfoque especial que ha desarrollado ella misma, detallado en el libro 'Jugamos y aprendemos", aseguran los organizadores en su página web.

Y alaban el trabajo de esta profesora de educación primaria en Cisjordania, centrada en "desarrollar relaciones de confianza y respeto, honestas y cariñosas con sus estudiantes, y hacer hincapié en la importancia de la educación", además de animarles a abandonar comportamientos violentos en un contexto en el que son habituales.

"Los profesores trabajamos duro para liberar las mentes de nuestros niños de la violencia y transformarla en diálogo", dijo Al Hroub cuando aceptó el premio, según recogió la agencia Maan.

La entrega del galardón coincidió con el fin de una huelga de casi un mes del profesorado palestino en las escuelas públicas con la que miles de maestros demandaron al Gobierno una mejora de sus condiciones laborales.