EFELa Habana

El director de cine estadounidense Brian De Palma permitió hoy en La Habana un acercamiento a su estilo y manera de contar historias con anécdotas, recomendaciones a los jóvenes realizadores y el adelanto de un nuevo proyecto que dijo será sobre un "crimen real".

De Palma, con una larga y exitosa carrera entre los cineastas de su generación, marcada por filmes como "Scarface", "Los intocables", o "Misión imposible", es uno de los invitados especiales del 38 Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano de La Habana.

La importancia de los grandes actores, el sonido y la música para hilvanar secuencias de imágenes en sus películas fueron el punto de partida de la conversación que mantuvo el cineasta norteamericano con la prensa y participantes en el certamen.

Marcado por el influjo del mago del suspense Alfred Hitchcock y el cine negro, pero también la presencia en su filmografía del tema de las guerras de Vietnam e Irak, con los títulos "Pecados de guerra" o "Redacted", Brian De Palma reveló cómo combinó el sonido con la imagen en "Blow out", donde utilizó una serie de fotos compactadas.

Entre otras anécdotas, De Palma contó que el robo de 20 latas de negativos de "Blow out" provocó que tuviera que volver a rodar todas las escenas contenidas en ellos, algunas bastante complejas.

De Palma ganó el Oso de Plata al mejor director en el Festival de Cine de Berlín de 1968 por "Greetings", y el León de Plata en el de Venecia en 2007 con "Redacted," aunque según dijo esta película fue "muy poco popular" en Estados Unidos.

Sobre "Scarface", una versión del clásico de Howard Hawks con guión de Oliver Stone -también invitado al festival de La Habana-, dijo que fue un largo camino para realizar este proyecto cinematográfico que finalmente resultó mucho más interesante que la típica película de gánsteres italianos, al reunir a "personajes cubanos, colombianos y muy buena música".

A los jóvenes cineastas, el creador de "Obsesión" y "Vestida para matar" apuntó que hoy tienen a su disposición la tecnología digital, que es "barata y rápida", por lo que no hay excusa para no hacer películas de bajo coste, pero además les aconsejó escribir buenos guiones, trabajar con buenos escritores y hacer el "casting" con "buen criterio".

A sus 76 años, De Palma confesó que es un director de "corte final", aseguró que le llegan "muchas ideas visuales" a la cabeza y avanzó que su próximo trabajo reúne dos historias de crímenes que pretende llevar a la pantalla de la manera "común" como lo haría la televisión.