EFEMadrid

La entrada del cine latinoamericano en la sección oficial, la apertura de una ventana a la industria y la diversidad de miradas de autores noveles y consagrados caracterizan la 20 edición del Festival de Cine de Málaga, que se ha presentado hoy en Madrid en la sede de la Academia de Cine.

Nueve películas españolas y ocho iberoamericanas participarán en la sección oficial del certamen, que se celebrará del 17 al 26 de marzo en la ciudad andaluza, y que comenzará con la proyección, fuera de concurso de "El Bar", un thriller de Álex de la Iglesia.

En la presentación de hoy, un día después de desvelar la programación completa en Málaga, el director del festival, Juan Antonio Vigar, ha destacado la novedad de que el certamen ganará "músculo industrial" con la celebración, entre el 20 y el 22 de marzo, de los Spanish Screenings.

Se trata de un foro organizado por la confederación de productores, FAPAE, para promocionar y vender cine español en el extranjero, y ya están inscritos 80 compradores y decenas de periodistas internacionales.

El thriller y Leonardo Sbaraglia tendrán un protagonismo especial en esta vigésima edición. El actor argentino recibirá un premio honorífico, el Premio Málaga, y además encabeza el reparto de dos filmes en competición.

Se trata de dos coproducciones entre España y Argentina: "Nieve Negra", una cinta de misterio de Martín Hodara, donde Sbaraglia comparte cartel con Laia Costa y Ricardo Darín, y "El otro hermano", otra indagación sobre el género negro de Israel Adrián Caetano.

También dentro del género policíaco se sitúan "La niebla y la doncella", adaptación de la novela de Lorenzo Silva, con Quim Gutiérrez y Verónica Echegui; y "Plan de fuga", un filme de suspense y atracos, dirigido por Iñaki Dorronsoro, con Alain Hernández, Javier Gutiérrez y Luis Tosar.

Junto a ellas, "Maniac Tales", una película compuesta por cinco historias de terror rodadas en inglés por cinco directores diferentes.

La comedia estará representada con títulos como "Me casé con un boludo" de Juan Taratuto, fuera de concurso; la mexicana "Me estás matando Susana", con Gael García Bernal y Verónica Echegui; o las españolas "Selfie" de Víctor García León, "El intercambio", de Ignacio Nacho, con Pepón Nieto y Hugo Silva, y "Señor dame paciencia", de Álvaro Díaz Lorenzo, también fuera de competición.

En el apartado del drama, dos películas llegan respaldadas por la crítica del festival de Berlín: "Pieles" de Eduardo Casanova y "Verano de 1993" de Carla Simón, ambas óperas primas.

La chilena "La memoria del padre" aborda la demencia senil; la brasileña "Redemoinho" es una historia sobre la amistad y el paso del tiempo; Esteban Crespo, nominado al Oscar por el corto "Aquel no era yo" presenta su primer largo, "Amar", una historia de amor adolescente.

Lino Escalera aborda un reencuentro familiar forzado por la enfermedad del padre en "No sé decir adiós", un drama íntimo con un potente reparto: Juan Diego, Natalie Poza y Lola Dueñas.

La catalana Roser Aguilar compite con "Brava", un drama rodado en catalán sobre una mujer aparentemente feliz (Laia Marull) que se desmorona a raíz de una agresión que sufre en el metro.

La colombiana "La mujer del animal", de Víctor Gaviria; la cubana "Los últimos días en la Habana", de Fernando Pérez; la española "El jugador de ajedrez", de Luis Oliveros, la argentina "Gilda, no me arrepiento", de Lorena Muñoz, y la uruguaya "El candidato" completan la selección.

Vigar ha explicado que se ha buscado un equilibrio de directores consagrados y noveles -hay 9 operas primas- e integrar el mayor número posible de países.