EFEBogotá

El director de orquesta español Josep Caballé vuelve a Colombia invitado por la Orquesta Filarmónica de Bogotá (OFB), que celebra medio siglo de historia este año, para interpretar este viernes y sábado varias piezas del compositor decimonónico ruso Dmitri Shostakovich.

"Venir a Bogotá y ver que la música saca tanto a un público tan joven y entregada es un placer. Demuestra que los esfuerzos que se hacen para que este arte sea algo importante dan sus resultados, y eso es lo que importa", explicó a Efe el director barcelonés, que en la actualidad dirige orquestas en Alemania y Estados Unidos.

Caballé, que viaja dirigiendo orquestas por todo el mundo acompañado de sus hijos de cuatro años y seis meses, adelantó que volverá a Colombia en junio e irá a Chile en mayo.

Bajo la batuta de Caballé, la OFB interpretará en el Teatro Mayor Julio Mario Santo Domingo la Sinfonía número 9 de Shostakóvich, pieza que con sus movimientos, proyecta la visión personal del compositor sobre la dictadura soviética de Josef Stalin, desde los años opresores del estalinismo hasta la muerte del líder soviético.

El repertorio lo complementará el Concierto para piano número 10 de Sergéi Prokófiev, que será ejecutado por el solista invitado Sergei Sichkov, músico ruso de reconocido prestigio por participar en el Festival de Piano Rachmaninov de Moscú y por ser el pianista de la Orquesta Sinfónica Nacional de Colombia.

Caballé señaló que el concierto de esta vez a Bogotá permitirá el "lucimiento" de la orquesta de la capital colombiana.

La nueva visita del catalán al Teatro Mayor es un paso más en la estrecha relación que mantienen el director con la institución bogotana, en el que el año pasado dirigió la controvertida y sensual ópera "Salomé" con enorme éxito.

El director reconoció que cada agrupación sinfónica tiene sus diferencias pero destacó la "energía y el interés" de los músicos colombianos y latinoamericanos da "una magia especial a los conciertos".

"En algunos lugares no se ensaya tanto y en otros estás sujeto a muchas tradiciones que no te permiten estar tan abierto a innovaciones", agregó el director.

Finalmente, reconoció que su carrera pasa por "un momento dulce" y a pesar de tener bastantes años de experiencia, aún tiene un largo camino por delante con las dos orquestas que dirige, la Colorado Springs Philharmonic y la germana Staatskapelle Halle.