EFEZaragoza

"Mi hermano es un pez", un cuento escrito por Daniel Tejero y Roberto Malo, aborda el drama de los refugiados desde la visión "poética" y "esperanzadora" de su protagonista, Salima, una niña que convierte el dolor de su historia en aventura.

La historia, que acaba de publicar Edebé, comienza cuando Salima en clase tiene que narrar una historia, inventada o real, y cuenta la de su hermano mayor, Samir, que es un pez.

En una entrevista a Efe, el actor, escritor y guionista Daniel Tejero, que al igual que Roberto Malo es de Zaragoza, explica cómo la idea viene a su cabeza hace año y medio viendo en las noticias las imágenes de unos campos de refugiados de los que "ya no se habla", especialmente la de un padre y su hija.

Entonces, pensó en su hija, de seis años, y rompió a llorar pensando "¿cómo gestionas su infancia en esa situación?", y al cabo de medio año empezó a desarrollar el boceto junto a su compañero.

De hecho, asegura que muchos de los adultos que han leído el cuento acaban con lágrimas en los ojos.

A partir de ahí comienza una labor de documentación de los viajes "brutales" que hacen estos seres humanos desde su país de origen hasta los "cenagales" donde quedan atrapados a las puertas de la Unión Europea y cómo son víctimas de mafias, violaciones, torturas o hasta cómo en una carretera en Grecia "se dedican a atropellarlos".

"Una barbaridad. Y están huyendo de una guerra además", añade.

Roberto Malo, escritor y animador con 23 libros publicados, sostiene que "lo bonito" de "Mi hermano es un pez" es el "doble lenguaje", la aventura que disfrutan los más pequeños frente al drama que ven los adultos y todo ello en una misma historia.

Una denuncia que a la vez es poética y también un cuento infantil o, como dice su coautor, una historia de fantasía basada en el respeto, la igualdad y la tolerancia.

Este cuento surge también como manera de aportar un "granito de arena" ante la situación que viven los refugiados en Siria y en su periplo para alcanzar una vida digna y segura en el viejo continente y, por ello, la mitad de lo que recaude será donado a la ONG Save the Children precisamente para ayudar a estas personas.

Según reconocen, Roberto aporta el humor y Daniel más la parte poética, a lo que se suman las ilustraciones de Sofía Balzola, que contribuyen a darle un toque más infantil a la historia y a que su punto sensible no caiga en la crudeza.

Pero Malo resalta que también quieren transmitir que, pese a todo, "también otros llegan y son felices", no todos se quedan por el camino y ahí está el punto esperanzador.

Al fin y al cabo, agrega su compañero, la historia la cuenta una niña que vive en otro país, con otra familia con la que es feliz y que ha conseguido huir de esa tragedia.

"Es un canto a la esperanza y a que se solucione", insiste. Y a que se les acoja, porque entiende que el origen de todo ello es "un círculo que viene de Europa".

Los autores de esta obra preparan también un cuentacuentos, que estrenarán el 25 de marzo y que Roberto Malo promete que será "divertidísimo" a pesar del trasfondo.

En él aparecerá una muñeca encarnando a una Salima "muy gamberreta y divertida", que contará su historia con música siria de fondo, y en el que habrá también espacio para el humor, para relajar y para la participación de los pequeños.

"Mi hermano es un pez" no es la única historia de estos dos autores que aúna su parte cómica e infantil y otra más seria y de denuncia social, ya que han escrito también "Los tres reyes", en la que se les une Jesús Mesa, pareja artística de Daniel Tejero en el dúo cómico los "Hermanos Carcoma".

Pablo Sebastián Segura