EFEMadrid

Juan Martín Guevara, hermano pequeño del Che, defensor de sus ideas, considera que mucho de lo que escribió el líder revolucionario, "está pendiente de hacer" porque persisten las injusticias y las desigualdades.

"Se puede hacer en el siglo XXI o en el XXII. No sabemos si el capitalismo va a durar mil años, lo que está claro es que el capitalismo no resuelve los problemas", afirma Guevara en una entrevista con Efe.

"Esto que nosotros pensábamos es posible, si, que es necesario también, que es igualito a lo que pensábamos hacer, no, porque evidentemente así no salió, habrá que hacerlo de otra manera y en otro contexto", precisó.

El hermano del Che, que se encuentra en Madrid, habla del libro que ha escrito, "Mi hermano el Che" (Alianza Editorial, 2016), con el que quiere devolverle "un rostro humano" porque "humanizarlo es la única manera de hablar de su pensamiento".

Juan Martín Guevara, 15 años menor que su hermano, considera que "la experiencia concreta no, pero la ideología y la filosofía del Che sí es valida" porque el sistema capitalista "no equilibra, y ese es el problema".

Defiende el marxismo y el leninismo de su hermano, pero sobre todo, destaca la conciencia ética del Che porque "sin conciencia no hay cambio", dice.

Es consciente de que no se puede ignorar el carácter de mito que tiene el Che, con lo que su imagen es manipulada y utilizada, pero insiste en que a esa imagen "hay que darle contenido".

Respecto a Cuba, país que visita con frecuencia, muestra su preocupación por la repercusión que el capitalismo pueda tener en la isla, donde "el concepto capitalista individualista empieza a funcionar".

Sin embargo, se muestra esperanzado porque, en su opinión, los cubanos "tienen un capital ético y moral, solidario y revolucionario que les permite resistir mejor. Ellos resisten, nosotros no resistimos, sufrimos".

Hoy, recordará a su hermano, el Che, en un acto en la Casa de América de Madrid, con motivo del 50 aniversario de su muerte, en el que analizará la transformación que supuso para Cuba y para el resto del mundo la revolución de la isla caribeña.

Juan Martín Guevara, con más de 70 años, y después de haber sufrido la persecución y la cárcel durante la dictadura argentina en los setenta, considera que las próximas generaciones van a tener que encontrar el cómo y el cuando" para poder cambiar las cosas.

"Ernesto Guevara es mi hermano de sangre y el Che es mi compañero de ideas", afirma, y se declara marxista, leninista y guevarista, aunque insiste en que no es un político y solo aspira a "dar a conocer, no dirigir".

Cuando se cumplen cincuenta años de la muerte del Che (octubre de 1957) su hermano publica este libro sobre uno de los iconos políticos del siglo XX, que ejerció una gran influencia en movimientos políticos y revolucionarios en toda América Latina.

Juan Martín Guevara mantuvo silencio durante años, igual que el resto de sus hermanos y se negó a hablar en público del Che, no así su padre, que ya en 1981 publicó "Mi hijo el Che", o su compañera, Aleida March, autora de "Evocación: mi vida al lado del Che" (2008).

Al ser preguntado por qué ha decidido romper su silencio, afirma que ahora hay "una perspectiva de posibilidades reales de que lo que se diga realmente tenga más valor".

Además, "me he dado cuenta de la importancia que yo no le daba de ser hermano del Che y poder trasladar cosas que otras personas no pueden trasladar por no ser hermano", concluye.

En el libro muestra el rostro humano del revolucionario, al que describe como un ser "verdaderamente especial, único", con "una voluntad de hierro" y "un lado soñador" heredado de su padre, junto con la "determinación y la disciplina" de su madre.

Antonia Méndez Ardila.