EFEMadrid

El Consejo Empresarial para la Competitividad (CEC), del que forman parte 15 grandes compañías y el Instituto de la Empresa Familiar, ha dado por concluidas sus actividades al considerar "cumplidos" los objetivos para los que fue creado en 2011, informó hoy la entidad.

En su última reunión, celebrada hoy, este 'think tank' (laboratorio de ideas) ha analizado las perspectivas económicas de España y ha hecho un balance, "positivo", de sus seis años de actividad.

"Seis años después y consolidada la recuperación económica, podemos sentirnos satisfechos del trabajo realizado y de haber cumplido los objetivos que motivaron la creación del CEC", ha subrayado su presiente, César Alierta.

Alierta ha agradecido la contribución de todas las empresas y del equipo directivo de la organización, en especial de su director general, Fernando Casado.

Ha destacado la labor de los impulsores de la iniciativa, con un recuerdo especial para Isidoro Álvarez, Emilio Botín, José Manuel Lara y Leopoldo Rodés.

"Todos ellos entendieron y nos hicieron entender que la prosperidad individual no es posible sin el crecimiento como país", ha explicado.

Según Alierta, el trabajo del CEC "nos ha facilitado esa visión global, mucho más completa de la que teníamos cada uno en nuestro sector".

El expresidente de Telefónica ha recordado las giras que realizó el CEC, tanto en el ámbito nacional como en el internacional, que, a su juicio, sirvieron para insuflar optimismo en torno a la recuperación de la economía española en una coyuntura especialmente difícil, en la que se ponía en cuestión la viabilidad económica del país.

Según los últimos informes elaborados por el equipo técnico del CEC, en 2017 continuará la senda de recuperación del empleo a un ritmo superior al 2 %, lo que reducirá la tasa de paro hasta el 18,2 %.

Además, se mantendrá la tendencia de crecimiento del producto interior bruto (PIB) con un aumento estimado del 2,5 % para este año.

El CEC mantiene sus recomendaciones para impulsar la economía española: aumentar el tamaño y la internacionalización de las empresas y apostar por la economía del conocimiento, lo que supone invertir más en I+D+i, mejorar la educación y buscar una política energética más eficiente.

Antes de conocerse el fin de las actividades del CEC y a preguntas de la prensa, el ministro de Energía, Turismo y Agenda Digital, Álvaro Nadal, ha dicho que la decisión corresponde únicamente a las empresas.

Nadal, que ha participado en el Spain Investors Day, ha recordado que la representación empresarial "tiene muchos ámbitos".