EFENaciones Unidas

El futuro de una resolución contra los asentamientos israelíes impulsada en la ONU por los países árabes quedó hoy en el aire tras fuertes presiones en su contra de Israel y del presidente electo de EEUU, Donald Trump.

Egipto, que iba a someter hoy el texto al voto del Consejo de Seguridad, decidió posponer la sesión a última hora para continuar las conversaciones, dijeron a Efe fuentes diplomáticas.

Según esas fuentes, por ahora no se descarta que la resolución pueda votarse pronto, quizás este viernes, pero tampoco se descarta que finalmente el movimiento pueda quedar en nada, como ha ocurrido en otras ocasiones en el pasado.

El borrador preparado por Egipto exige a Israel el cese de su política de asentamientos en territorios palestinos, incluido Jerusalén oriental, e insiste en que la solución al conflicto de Oriente Medio pasa por la creación de un Estado palestino.

El texto dice que las colonias "constituyen una flagrante violación de la ley internacional y un gran obstáculo para conseguir una solución de dos Estados, así como una paz justa, duradera y completa".

La iniciativa llega a menos de un mes del fin de la presidencia de Barack Obama, que defiende esa vía para poner fin al conflicto y que ha criticado abiertamente las políticas israelíes de asentamientos.

Tradicionalmente Estados Unidos ha protegido a Israel de condenas en el Consejo de Seguridad y en 2011 la Administración de Obama vetó una resolución parecida a esta.

Sin embargo, en los círculos diplomáticos se espera desde hace meses que el mandatario haga algún gesto sobre Oriente Medio antes de dejar el cargo y el silencio estadounidense sobre la iniciativa árabe no ha hecho más que alimentar las expectativas.

Según fuentes diplomáticas, el proyecto de resolución egipcio sería aceptable para EEUU, que podría abstenerse o incluso apoyarlo si se somete a votación.

Ante esa situación Trump, que se ha alineado con las posturas de la derecha israelí, no dudó hoy en dar un paso al frente y exigir a Obama que vete el texto.

"Como Estados Unidos mantiene desde hace tiempo, una paz entre israelíes y los palestinos debería venir sólo a través de negociaciones directas entre las partes, y no por la imposición de los términos de la ONU", afirmó el presidente electo.

"Esto pone a Israel en una pobre posición negociadora y es extremadamente injusto para todos los israelíes", agregó Trump, que ha designado como futuro embajador en Israel a un polémico defensor de la expansión de las colonias en los territorios ocupados.

El magnate neoyorquino también ha prometido a Israel que trasladará la embajada estadounidense de Tel Aviv a Jerusalén, rompiendo con la postura de la mayoría del mundo, que no reconoce esa ciudad como capital a la espera de que israelíes y palestinos resuelvan sus disputas en torno a ella.

Para el Gobierno israelí, la resolución contra los asentamientos supondría un duro golpe, por lo que ha tratado su posible aprobación como toda una crisis.

El primer ministro, Benjamín Netanyahu, pidió públicamente a EEUU vetar el texto, con un mensaje en Twitter en mitad de la noche, y el embajador ante la ONU, Danny Danon, aseguró que se están desarrollando "esfuerzos diplomáticos en todos los frentes" para asegurar que no sea aprobado.

Según Danon, la resolución solo serviría para "recompensar la política palestina de incitación y terror", y no para promover un proceso de paz entre las partes.

"Es absurdo que en un momento en el que miles son masacrados en Siria, el Consejo de Seguridad dedique tiempo y energía a reunirse y discutir una condena a la única democracia real en Oriente Medio", criticó.

Frente a esa postura, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, lleva meses advirtiendo de que es absolutamente urgente abordar la cuestión de los asentamientos, dado que su expansión está erosionando rápidamente la viabilidad de un Estado palestino.

En esa línea, el Cuarteto mediador para Oriente Medio (EEUU, Rusia, la Unión Europea y Naciones Unidas) ha subrayado "la creciente urgencia de dar pasos afirmativos para revertir ciertas tendencias y evitar que se perpetúe una realidad de un solo Estado, con ocupación perpetua y conflicto".

Mario Villar