EFEJerusalén

El Ejército israelí ha desmantelado una red de comercio de armas en Cisjordania que adquiría piezas para su fabricación a través de Internet en el extranjero, informó hoy una portavocía castrense.

Desde octubre, la inteligencia israelí vigiló de cerca las transacciones y cuentas con las que se compraban las partes armamentísticas que llegaban por correo postal a territorio palestino.

Anoche, una operación conjunta, entre la Policía, el Ejército y la Agencia de Seguridad de Israel en el campo de refugiados de Balata, en Nablus, terminó con la detención de nueve palestinos y la confiscación de cientos de piezas, municiones y armas de fuego, como un rifle M-16 y pistolas.

"La infraestructura de la industria ilegal de armas no se ubicaba en un lugar específico. Esta es una red en la que cada persona tiene una función concreta en la obtención del material o el montaje", declaró un oficial militar a un grupo de periodistas.

Las fuerzas de seguridad israelíes señalaron que la red no está vinculada a un "grupo terrorista particular", sino que suministra armas a grupos organizados o lo que consideran "lobos solitarios que comenten ataques contra israelíes", añadió la nota.

Desde principios de 2017, Israel ha incautado 84 armas y cerrado siete talleres de fabricación.

El año pasado, se descubrieron y cerraron 44 almacenes, la mayoría en Hebrón, al sur de Cisjordania, y en Nablus, principales centros de comercio de armas, según el Ejército.