EFEBruselas

Los ministros de Exteriores de la Unión Europea (UE) debatieron hoy su papel para relanzar el proceso de paz entre israelíes y palestinos, y abordaron la necesidad de una transición política en Siria para respaldar la reconstrucción del país, devastado tras cinco años de guerra.

"Hemos acordado centrar nuestro trabajo en diseñar los próximos pasos para volver a poner en marcha el proceso de negociación entre las dos partes", indicó el titular español de Exteriores y Cooperación, Alfonso Dastis, en una rueda de prensa al término de la reunión.

Dastis aseguró que los ministros dieron su buena acogida a la conferencia internacional celebrada en París el domingo sobre el conflicto, a la que asistieron más de 70 delegaciones diplomáticas pero no la israelí ni la palestina.

"Hemos querido enfatizar la necesidad de mirar adelante. De volver a reactivar el proceso de negociación entre las dos partes", con objetivos como la solución de que haya dos Estados, añadió.

"La conferencia de París ha sido un éxito. Los que piensen lo contrario se equivocan. Quien estuvo ausente debe lamentarlo", afirmó por su parte el ministro francés de Exteriores, Jean-Marc Ayrault.

La alta representante de la UE para la Política Exterior, Federica Mogherini, fue más allá e instó a Estados Unidos a "abstenerse de acciones unilaterales" como puede ser el traslado sugerido por su presidente electo, Donald Trump, de su embajada en Israel de Tel Aviv a Jerusalén.

"Esperamos que pueda haber una reflexión sobre las consecuencias de cualquier movimiento que se haga", enfatizó Mogherini, preguntada por el asunto en una rueda de prensa al término del consejo.

La jefa de la diplomacia de la UE señaló que "aún no tenemos una nueva Administración estadounidense", pero recalcó que "es muy importante para todos nosotros que nos abstengamos de acciones unilaterales".

Para Mogherini, la conferencia de París "fue útil como un momento de reunir a una amplia comunidad internacional y reconfirmar sus compromisos con la solución de dos Estados".

En cambio, los ministros comunitarios no pudieron aprobar este lunes unas conclusiones sobre Oriente Medio porque, según dijeron fuentes diplomáticas, el Reino Unido bloqueó el proceso con el apoyo de Hungría y Estonia.

"Ha habido intercambios sobre si era útil o no tener unas conclusiones hoy. Había visiones encontradas no en el contenido, sino en la oportunidad de tenerlas o no", señaló.

Insistió en que "el foco principal de la discusión es que tenemos un consenso de unidad en las consolidadas posiciones de la UE en el proceso de paz de Oriente Medio".

Por lo que respecta a Siria, la política italiana consideró que la UE "está bien posicionada" para trabajar sobre el futuro del país árabe teniendo en cuenta que "no hemos sido parte del conflicto".

"No tenemos una agenda política para el país pero tenemos un interés basado en las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU, de tener una Siria unida y en paz", comentó.

Mogherini dejó claro que la UE quiere "estar segura" de que se dan las condiciones adecuadas sobre la transición política en el país de cara a su "reconciliación y reconstrucción".

En cambio, no se pronunció sobre el futuro de su actual presidente, Bachar al Asad.

Dastis indicó por su parte que la discusión giró entorno a "cómo apoyar el mantenimiento del cese de las hostilidades y volver a poner en marcha el proceso político bajo los auspicios de las Naciones Unidas"

Preguntado por cómo influirá la gestión de Trump en ese conflicto, indicó que "hay incertidumbre sobre los próximos pasos: está proyectada una reunión en Astaná auspiciada por Rusia, Turquía e Irán, y no sabemos exactamente cuál va a ser la posición de la nueva Administración estadounidense".

Dastis señaló que seguirán trabajando por "el fin de la difícil situación humanitaria" y la puesta en marcha de "un proceso de estabilización y un proceso que lleve a une nueva gobernanza en Siria".

Bruselas espera celebrar en abril una conferencia internacional sobre el futuro de Siria.