EFEMarrakech (Marruecos)

Las autoridades marroquíes contabilizaron al menos 700 combatientes marroquíes que luchan en las filas del grupo yihadista Estado Islámico (EI) en Siria e Irak y que se encuentran en fuga tras las operaciones de la coalición internacional contra el EI.

Estos yihadistas se encuentran fuera de la detección de los servicios de inteligencia del país magrebí que desconocen su lugar o sus planes, según informó hoy el presidente del Centro Marroquí de Estudios Estratégicos, Mohamed Benhamu, en un foro sobre la seguridad y el terrorismo organizado en la ciudad sureña de Marrakech.

Benhamu explicó que en los pasados cuatro años un total de 1.634 combatientes marroquíes se incorporaron a las filas del EI, 615 de ellos resultaron muertos y 285 volvieron a su país de origen, casi todos arrestados y presentados ante la justicia marroquí.

Por otra parte, Benhamu hizo hincapié en la inquietud de Marruecos por la problemática de los combatientes leales al EI presentes en Libia.

El presidente del Centro Marroquí de Estudios Estratégicos indicó que al menos 7.500 combatientes del EI fueron activos en Libia, 2.500 de ellos murieron tras la operación militar de liberación de la ciudad de Sirte del control del Estado Islámico.

"Hay actualmente 5.000 combatientes extranjeros que se fugaron de Libia hacia el sur de este país y hacia la frontera sahelo-sahariana y que representan una verdadera amenaza para la seguridad de los países vecinos y de Marruecos", advirtió.

Marruecos no ha sufrido ningún atentado terrorista desde mayo de 2011, antes de que estallara la guerra en Siria y se formase el Estado Islámico. Los desmantelamientos de supuestos comandos terroristas son frecuentes en todo el territorio.