EFEJerusalén

El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, pedirá al presidente ruso Vladimir Putin, con quien se reunirá el próximo jueves en Moscú, que las negociaciones de un acuerdo de paz para Siria no contemplen ningún tipo de presencia de Irán en el país vecino.

"En el centro de nuestras conversaciones estarán Siria y los intentos de conseguir allí un acuerdo. En el marco de este acuerdo, o fuera de él, Irán trata de afianzarse en Siria con presencia militar terrestre y naval", dijo hoy Netanyahu al inaugurar la reunión semanal con su Consejo de Ministros.

Subrayó que "hay también un progresivo intento de abrir contra nosotros un frente en la meseta del Golán", que Israel ocupa desde 1967 y ha permanecido más o menos en paz durante cuatro décadas de gobierno de la familia Asad.

Sin embargo, en los últimos tres o cuatros años, los intercambios de fuego en la zona se han incrementado, unas veces por fuego errático, otras por disparos de grupos yihadistas.

Pero Israel lo que realmente teme es la creciente presencia en la meseta del brazo armado del movimiento chií Hizbulá, afín a Teherán, según advierten desde hace más de un año fuentes de inteligencia.

El primer ministro israelí aseguró que, en su reunión del próximo jueves con Putin, le expresará "la tajante y decisiva oposición de Israel" a cualquier tipo de influencia de Teherán en Siria.

Las visitas de dirigentes israelíes a Moscú, y viceversa, se han incrementado en los últimos dos años en relación con el conflicto sirio.

La última fue la que realizó a Jerusalén el primer ministro Dmitri Medvédev en noviembre pasado, en la que Israel ya le expuso la petición de mantener a Irán fuera de Siria. EFE

elb/cat

(foto)