EFEMadrid

Unidos Podemos ha registrado hoy en el Congreso su moción de censura contra el Gobierno del PP a dos días de que el PSOE elija a su nuevo líder y, aunque niega "interferencias" en las primarias socialistas, advierte al PSOE de que votar no será "sostener a Rajoy".

La moción lleva como candidato alternativo a la Presidencia a Pablo Iglesias, elegido por la dirección del grupo confederal por ser el mejor representante de una "alternativa real" y el "único líder" que "no tiene miedo" a Mariano Rajoy, en palabras de la portavoz de Unidos Podemos en el Congreso, Irene Montero.

Montero, junto a los portavoces de En Comú-Podem, En Marea e IU, han defendido la moción de censura como "una obligación ética" en una comparecencia en el patio del Congreso en la que ha repetido que el proceso interno del PSOE no puede ser excusa ante la situación de "emergencia democrática" en España.

Sin embargo, la cercanía con la elección el domingo del nuevo secretario general del PSOE ha llevado a los socialistas a cuestionar las intenciones de Podemos.

Según el presidente de la gestora del PSOE, Javier Fernández, la moción "es como la manzana envenenada de Blancanieves con Pablo Iglesias haciendo de madrastra"; y su portavoz, Mario Jiménez, ha acusado al líder de Podemos de poner "el Congreso al servicio de su ego, su frustración y su estrategia de intrusismo, al más puro estilo Putin".

Y en esto parecen coincidir los tres candidatos. La presidenta andaluza, Susana Díaz, ha dicho que a Iglesias le encantaría votar en las primarias del PSOE y ha criticado el "teatro" de Podemos previo a la decisión de los militantes socialistas; mientras que Pedro Sánchez cree que una moción de censura es "una cuestión de números, no de montar un número".

Interpretaciones de los socialistas que han obtenido la réplica de Irene Montero, quien les ha pedido que rectifiquen y se ha comprometido a trabajar para lograr el apoyo de otras fuerzas políticas.

Pero les ha advertido también de que, si se presenta una moción para sacar al PP de las instituciones, los partidos que voten no estarán sosteniendo al "Gobierno corrupto de Rajoy".

Unidos Podemos sabe que su moción de censura está abocada al fracaso, pero su objetivo es erigirse como representante de lo que, según ellos, es un "clamor mayoritario" en la sociedad, presentarse como "alternativa real" y ganarse el título de principal grupo de oposición, que en número de escaños tiene el PSOE.

Pretensión que trasluce también en el escrito registrado en el Congreso, en el que se remontan a 1980 para recordar que Felipe González también perdió una moción de censura que, no obstante, abrió las puertas al cambio.

"Hace 37 años, en unas circunstancias mucho menos graves que las actuales, se presentó una moción de censura que no prosperó pero que, sin embargo, señaló un futuro de cambio", asegura sobre la moción que perdió González por 24 votos.

Ahora el grupo parlamentario de Unidos Podemos-En Comú Podem-En Marea tampoco cuenta con la mayoría absoluta necesaria para que su moción prospere.

De hecho, sólo tiene el apoyo incondicional de Compromís. ERC les ha exigido un mayor compromiso con el referéndum soberanista después de leer el escrito de Podemos, que no concreta cómo materializar su defensa del derecho a decidir en Cataluña.

El portavoz de ERC, Joan Tardá, se ha apresurado a recordarles que la condición de su grupo para apoyar la moción de censura es que en ella se "reconozca el derecho a decidir del pueblo catalán y, por lo tanto, del referéndum que se va a celebrar en la segunda mitad de septiembre", aunque sea unilateral, y que llamen a la participación.

No tienen tampoco el apoyo seguro de PDeCAT, que desde el principio ha achacado poco rigor a su propuesta.

En cualquier caso, la fecha del debate, que será fijada por la presidenta del Congreso, Ana Pastor, todavía está en el aire. La Mesa del Congreso debe calificar primero la propuesta.

Su admisión a trámite abrirá el plazo de dos días establecido en el Reglamento del Congreso para que puedan presentarse mociones con candidatos alternativos y permitirá a Pastor fijar fecha para su celebración, que, en ningún caso, podrá ser "anterior al transcurso de cinco días" desde su presentación.

Fuentes parlamentarias descartan que el debate pueda celebrarse en las dos semanas que restan de mayo, ocupadas por la tramitación de los Presupuestos Generales del Estado, y recuerdan que, aunque el periodo de sesiones concluye en junio, es posible también habilitar plenos con posterioridad si lo acuerda la Mesa.

Mientras tanto, Podemos seguirá promocionando su moción en la calle, y mañana lo hará en la Puerta del Sol de Madrid con una concentración con el lema "Hay que echarlos".