EFESevilla

El candidato a la Secretaría General del PSOE Pedro Sánchez ha garantizado hoy que si gana habrá unidad y que todos los militantes se reconocerán en el nuevo partido, a la vez que ha apelado al socialismo andaluz, "al PSOE de Andalucía de siempre", y a su responsabilidad histórica para "liderar el cambio".

En un mitin en Sevilla al que han asistido entre 2.000 y 3.000 personas, a poco más de dos kilómetros de otro de Susana Díaz, Sánchez ha reivindicado el socialismo andaluz que hace tres años le apoyó y ha apelado a un partido "que nunca tuvo miedo a liderar el cambio" porque cree que sin ellos "no será posible".

Ha asegurado que el próximo lunes, sea cual sea el ganador de las primarias, tendrá "lealtad" con el resultado, con el mandato de las urnas y con los afiliados, y ha defendido que si gana él será el secretario general de los 200.000 afiliados y habrá unidad.

Ha pedido el voto "para situar al PSOE donde se merece" y ha dicho que aunque a veces se le acusa de cambiar de opinión, "hay que evolucionar, plantear nuevas realidades y nuevas respuestas", ya que ha mantenido que el único "volantazo" que se ha dado en el partido ha sido la abstención ante el PP.

Con presencia de socialistas andaluces y de otras partes de España, Sánchez ha estado respaldado en el acto por la alcaldesa de París, Anne Hidalgo, por el responsable de Estrategia de su candidatura, Alfonso Rodríguez Gómez de Celis, y por el alcalde de Dos Hermanas, Francisco Toscano, entre otros.

El candidato socialista ha señalado que después de casi ocho meses los militantes tienen el futuro del partido en sus manos, ya que no solo decidirán quién lo lidera sino "el rumbo" de la izquierda.

"Queremos sacar al PSOE de la deriva y lo queremos poner rumbo a la Moncloa", ha indicado Sánchez, quien se ha dirigido "a los que defendieron la abstención" para decirles que "ya está bien de tanto Rajoy y tanto PP"; porque es hora de apostar por la socialdemocracia.

Ha pedido "que nadie se quede en casa" el domingo y ha llamado a los socialistas a dejar claro "que al líder del PSOE lo elige el poder del voto de la militancia" y no los poderes económicos, "que andan preocupados" y anuncian "los siete males".

"El 21 de mayo tenemos que hacer una reivindicación de la autonomía política del PSOE", ha esgrimido Sánchez, que se ha definido como un político libre que defiende un proyecto autónomo y que no debe nada "a los poderes económicos" pero sí a la militancia.

Ha señalado que le "desconcertó y preocupó" el programa de Susana Díaz porque él entiende que en la socialdemocracia la educación "es un derecho y no una hipoteca como consecuencia de las becas", y ha criticado que, además, con una frase "muy ambigua" se abra "el melón" de poner "en cuestión" muchos avances en participación.

Por ello, ha garantizado que si gana él habrá consultas sobre los acuerdos postelectorales, que habrá una dirección paritaria "y tan a la izquierda como los votantes", a lo que ha agregado: "Nosotros somos rojos, rojo es el PSOE".

Sánchez ha lamentado que "hay una izquierda que le sienta como un guante a Rajoy", en referencia a Podemos, y ha explicado que él no quiere que al PSOE le pase lo mismo.

En ese sentido, ha cuestionado la moción de censura de Podemos porque la corrupción del PP "es la misma de hace un año", y se ha preguntado si la diferencia es que ahora es Pablo Iglesias quien quiere presentarse como candidato.

"Las mociones de censura son cuestiones de números y no de montar un número", ha añadido Sánchez.

Sobre el PP, ha vuelto a reclamar a Rajoy que vaya al Congreso y dimita y ha denunciado que el Gobierno "sólo está pendiente de su horizonte judicial" y que "persigue" a los fiscales que investigan su corrupción, con una "utilización" de las instituciones.