China está lanzada de forma imparable hacia la propia carrera espacial, con el objetivo no declarado de convertirse en la mayor potencia mundial en este terreno.