Ha sido la número uno y un icono del tenis, pero una sanción por dopaje ha manchado su “cuento de hadas”. Ahora, Maria Sharapova regresa, coincidiendo con su treinta cumpleaños, y advirtiendo que “me encanta ver todo lo que he conseguido”, aunque expectante por “saber a dónde me llevan mis pasos ahora".