Jack Nicholson cumple 80 años con un nuevo proyecto en marcha cuando todo apuntaba a que su retiro era definitivo. Considerado como el mejor actor de su generación, en sus últimos trabajos ha dado un giro cómico a una filmografía repleta de personajes perturbadores marcados por un rasgo común: la sonrisa más mítica del cine.