Cien años después de su nacimiento, el mito de John Fitzgerald Kennedy, conocido popularmente como JFK, sigue más vivo que nunca en EEUU, donde muchos compatriotas le veneran como un símbolo de las esperanzas y aspiraciones de su país.