Entre las bíblicas Tabgha y Magdala, ambas a orillas del Mar de Galilea, se encuentran los restos de una barca milenaria que, desde hace casi dos décadas, recuerda a los creyentes cristianos la embarcación que Jesús y sus apóstoles pudieron emplear para pescar y predicar.