Los antiguos complejos comerciales e industriales de las urbes europeas se transformarán en innovadores barrios ecológicos con huertas, bosques y jardines verticales, que cultivarán sus alimentos y obtendrán electricidad a partir del sol y el viento, según las tendencias arquitectónicas de vanguardia.