EFELos Ángeles (EE.UU.)

Tras quince años de lucha contra la esclavitud sexual y el tráfico humano, la periodista española y realizadora de documentales Chelo Álvarez-Stehle adelantó a Efe detalles sobre "Arenas de Silencio", un proyecto audiovisual que expone la realidad de estos fenómenos en Asia y el continente americano.

El documental, con una duración estimada de hora y media, arrancó en el año 2008 en un intento de dar voz y animar a que las víctimas y supervivientes de estas tragedias rompieran el silencio y ayudaran a generar una mayor conciencia social sobre esta problemática que mueve 32 billones de dólares en el mundo, de acuerdo al Departamento de Estado de Estados Unidos.

El proyecto, sin embargo, acabó convirtiéndose en un viaje "introspectivo" e "intimista" de la propia Álvarez-Stehle, que tuvo la oportunidad de explorar y encarar diversos aspectos de su vida personal gracias al conmovedor relato de la superviviente mexicana Virginia Isaías.

"La historia de Virginia y de su hija fluye en paralelo a la mía", aseguró la periodista y agregó que "con el paso del tiempo, ella se convirtió en una gran influencia en mi vida, aunque somos de dos culturas y con antecedentes muy distintos".

La mexicana es el hilo conductor de un documental que narra el recorrido de esta mujer como víctima de explotación, esclavitud sexual y tráfico humano hasta que logra afrontar su pasado y convertirse en una superviviente.

Pese a carecer de estudios y no hablar inglés, en los últimos años, Isaías se ha posicionado como una de las voces y activistas más influyentes en el sur de California y en Santa Ana, ciudad donde se encuentra la sede de su organización, la Fundación de Sobrevivientes de Tráfico Humano.

"La historia de Virginia me fascinó. En ella se ven las huellas que deja el abuso sexual y se ve su transformación hasta ser una inspiradora y líder en California", explicó Álvarez-Stehle.

Las vidas de la española y la mexicana se cruzaron en California en el año 2008, catorce años después de que Álvare-Stehle hubiera cambiado tierras niponas por la costa dorada estadounidense.

Para entonces, Álvarez llevaba ya años recopilando testimonios de víctimas y supervivientes en el continente asiático y las Américas y abogando por "la justicia social".

Esta extensa etapa de documentación arrancó en el año 1997, cuando la periodista conoció en Nepal a Anu Tamang, la primera víctima de explotación sexual a quien entrevistó y que catapultó su interés por este fenómeno.

"Cuando la conocí (a Anu Tamang) no quería hablar de lo que estaba viviendo y años más tarde recibió un premio de manos de Hillary Clinton por su trabajo como activista", afirmó Álvarez-Stehle.

En el año 2002, la experiencia de Tamang quedó plasmada en el documental "Niños de Hojalata", producido por Canal+ y en el que la española participó. Fue entonces cuando la periodista viajó a Nepal para entrevistar de nuevo a Tamang y darle voz en "Arenas de Silencio".

Álvarez-Stehle reconoce sin tapujos que este proyecto le ha llevado a "saltar la línea del periodismo al activismo", abogando por cambios y posicionándose como "abogada y defensora" de las víctimas y supervivientes.

"Si hay tráfico humano es porque hay mucha corrupción en el gobierno", aseguró la realizadora y matizó que "no se puede culpar solo al gobierno, todos nosotros tenemos una responsabilidad".

En este momento, la periodista está poniendo las últimas perfiladas al montaje de "Arenas de Silencio", cuya salida está prevista para este verano.

El documental ha sido también aceptado en los "Speed Meetings" de DocsBarcelona, que tendrá lugar a finales de mayo, y ha sido presentado en Women in Film (Mujeres en el Cine) en Hollywood, California.

En paralelo a "Arenas de Silencio", la española también está desarrollando SOS-SLAVES, un videojuego de impacto social dirigido a los jóvenes mayores de catorce años.

"El juego te anima a que te conviertas en activista mediante acciones sociales en la vida real y en el mismo videojuego", concluyó la periodista.

Por Aitana Vargas