EFEOviedo

La crispación que viene caracterizando las relaciones entre PSOE y Podemos en la Junta en esta legislatura ha subido hoy otro peldaño en el primer cara a cara del nuevo periodo de sesiones entre los grupos de oposición y el presidente, Javier Fernández, al que la formación morada ha calificado de "mafioso".

El nuevo enfrentamiento entre Fernández y el secretario general de Podemos Asturies, Daniel Ripa, se ha producido durante el debate de una pregunta sobre las medidas a adoptar en la lucha contra la corrupción formulada por el portavoz morado, Emilio León.

En su intervención, Fernández ha acusado a Podemos de seguir intentando mantener "el monopolio de las buenas intenciones" en la lucha contra la corrupción y ha recordado la "impotencia" que afirmó sentir el diputado morado Enrique López cuando fue juzgado por un presunto delito de atentado del que finalmente fue absuelto

"¿Cómo se tienen que sentir las personas a las que ustedes sientan cada día en el banquillo de la opinión pública con infundios y con basura tratándolos como si ya fueran culpables, en particular usted señor Ripa?", ha afirmado el jefe del Ejecutivo, momento en el que ha comenzado a ser increpado desde los escaños de Podemos.

Fernández ha interrumpido entonces su alocución para advertir del calificativo que le había lanzado desde su escaño el dirigente de Podemos, una actitud que el presidente de la Cámara, Pedro Sanjurjo, ha juzgado "gravísima" y ha emplazado a Ripa de forma taxativa a retirarla.

Ripa ha accedido "por supuesto" a retirar su afirmación y, utilizando ya el micrófono, ha reclamado de Fernández que no le señalase "con el dedo" mientras respondía al portavoz de su grupo.

En el mismo tono, Sanjurjo ha zanjado el debate emplazando al máximo dirigente de Podemos en Asturias a que se limitase a guardar silencio cuando otro orador esté en el turno de palabra y recordándole que no es él quien dirige los debates en la Cámara.

La pregunta de Podemos hacía alusión al debate abierto en la Cámara asturiana tras la negativa de Podemos a abordar de forma conjunta con el resto de grupos la futura legislación sobre transparencia y lucha contra la corrupción unificando para ello las tres iniciativas legislativas que se están tramitando en la Cámara.

Según Fernández, la unidad anticorrupción que plantea Podemos es menos eficaz para el objetivo que se persigue que el proyecto de ley de transparencia y buen gobierno elaborado por el Ejecutivo, pero, ha lamentado, "a ustedes lo que les gusta es lanzar montañas de basura para luego caminar por ellas".

Previamente, el portavoz de Podemos, Emilio León, ha señalado que ya ha pasado el tiempo en el que las denuncias sobre corrupción no llegaba a donde debían y que los ciudadanos ahora saben el coste de estas prácticas fraudulentas.

Hasta hace poco tiempo, ha apuntado, se presentaba la corrupción "como alto tan inevitable como las estaciones", se asociaba a comportamientos individuales y se situaban dichas prácticas "en el plano de la moralidad" desconectándolas de sus efectos económicos sobre el paro o la falta de competitividad.

"Hoy la gente ya conecta la cruz del paro con los caras de la corrupción", ha afirmado León tras advertir a Fernández, en alusión a la ley de transparencia que tramita el Gobierno después de que decayese en la anterior legislatura, de que lo único que su gabinete parece ser capaz de sacar adelante es "la ley del silencio".

El turno de preguntas ha servido además para que el PP trasladara a la Junta el debate abierto en el Congreso sobre los futuros Presupuestos Generales del Estado y la posibilidad de que el PSOE les dé el apoyo que garantizaría su aprobación tal y como hicieron los populares con las cuentas públicas de Asturias para 2017.

"Su presupuesto no era el nuestro, pero sí el de Asturias. El del Estado no es el suyo, pero sí el de España", ha advertido la líder del PP, Mercedes Fernández, a la que el jefe del Ejecutivo ha emplazado a admitir que la actuación del PSOE en el ámbito nacional en esta legislatura está marcada por "la altura de miras".