EFELondres

La libra esterlina se derrumbó hoy de nuevo hasta tocar su nivel más bajo en 31 años frente al dólar norteamericano, reforzado ante la primera conferencia de prensa del presidente electo de EE.UU., Donald Trump.

La divisa británica llegaba a caer hasta cotizar a 1,203 dólares y se cambiaba a las 16.00 horas GMT a 1,207 dólares, frente a la negociación del cierre anterior, cuando se pagaba a 1,216 dólares.

El euro se pagaba a 0,867 libras a la misma hora frente a las 0,868 libras de la cotización previa.

Con su nueva caída, la libra llega a tocar su valor más bajo en tres décadas, excluyendo el "flash crash" del pasado 7 de octubre, cuando perdió el 10 por ciento de su valor en sólo unos minutos de operaciones en los mercados asiáticos.

Ese "flash crash" se percibió entonces como un indicador de la vulnerabilidad de esta moneda y de otros activos británicos por el "brexit".

Esta semana, la libra también ha soportado fuertes presiones ante los temores a que el país abogue por lo que se conoce como un "brexit duro" -en el que prime el control de la inmigración por encima del acceso al mercado único- en sus negociaciones con Bruselas, para ejecutar la salida del país del bloque comunitario.

Según los analistas, en esta nueva y acusada caída de la libra ha influido la conferencia de prensa del presidente electo de EE.UU., Donald Trump, de la que los inversores esperan conocer detalles de las próximas políticas económicas del nuevo Gobierno.

El desplome de la divisa británica se produce después de que la libra también cayera estrepitosamente el pasado lunes, cuando reaccionó a la baja a unas declaraciones hechas el fin de semana previo por la primera ministra, Theresa May.

En esas afirmaciones, la líder tory incidió en que el Reino Unido va a "marcharse" de la Unión Europea y no va a ser posible conservar "pedazos" del acuerdo actual.

La moneda británica se ha depreciado en torno al 18 % frente al dólar y un 10 % con el euro desde el referéndum del 23 de junio, en que un 52 % frente a un 48 % de los británicos votó a favor de abandonar la UE.