EFE | El Cairo

Cuando cae la noche sobre el Museo Egipcio de El Cairo, sus innumerables joyas arqueológicas se sumen en una oscuridad sepulcral, de la que algunas han escapado por apenas tres días con un espectáculo experimental de luz y de sonido.

Frente al museo, situado junto a la céntrica plaza Tahrir, un amplio grupo de invitados del mundo de la cultura se concentra para ver surgir, por primera vez, entre las sombras, las estatuas de faraones y demás personajes ilustres que los acompañaron en vida.

 
  • Cuando cae la noche sobre el Museo Egipcio de El Cairo, sus innumerables joyas arqueológicas se sumen en una oscuridad sepulcral, de la que algunas ha
  • Cuando cae la noche sobre el Museo Egipcio de El Cairo, sus innumerables joyas arqueológicas se sumen en una oscuridad sepulcral, de la que algunas ha
 
Cuando cae la noche sobre el Museo Egipcio de El Cairo, sus innumerables joyas arqueológicas se sumen en una oscuridad sepulcral, de la que algunas ha
Cuando cae la noche sobre el Museo Egipcio de El Cairo, sus innumerables joyas arqueológicas se sumen en una oscuridad sepulcral, de la que algunas han escapado por apenas tres días con un espectáculo experimental de luz y de sonido. EFE
Publicidad