EFE | Madrid

La queja, inherente al ser humano, ha encontrado en la inmediatez y la sencillez de uso de las redes sociales un nuevo hogar que ofrece al internauta un megáfono para el desahogo y el refuerzo de su ego.

Las redes sociales, en especial Twitter, se han convertido en un canal donde volcar insatisfacciones y frustraciones: titulares como "arde Twitter" o "se incendian las redes sociales" han empezado a ser frecuentes -más de lo deseado- en los medios de comunicación.

Un hombre navega por Twitter con su teléfono móvil en La Haya (Holanda). EFE/Archivo
Un hombre navega por Twitter con su teléfono móvil en La Haya (Holanda). EFE/Archivo
Publicidad