EFE | Nueva York

Después del batacazo de la semana pasada, Wall Street tomó fuerzas el fin de semana y volvió impulsado por la posibilidad de que la temida ralentización de la economía China pueda ser revertida por el Gobierno del país.

"Muchas herramientas" para activar la economía dijo el Ejecutivo chino que tenía, una expresión ambigua pero lo suficientemente sólida como para que Wall Street experimentara el júbilo que solo las medidas de estímulo consiguen generar.

Un comerciante de la Bolsa de Valores de Nueva York (NYSE) trabaja en la sede de la entidad en Nueva York (EE. UU.). EFE/Archivo
Un comerciante de la Bolsa de Valores de Nueva York (NYSE) trabaja en la sede de la entidad en Nueva York (EE. UU.). EFE/Archivo
Publicidad