EFE | Viena

Eurovisión, durante muchos años sinónimo de extravagancia, ha apostado en esta edición por la sencillez en el vestuario y en los diseños de la gran final que se celebra hoy en Viena predominan el blanco y negro más clásicos.

La gran mayoría de los 27 artistas que compiten esta noche por hacerse con el trono europeo de la canción destacan por su naturalidad, que en el caso de los cantantes masculinos es especialmente evidente.

 
  • Los cantantes estonios Elina Born (d) y Stig Rasta (i) en Eurovisión 2015. EFE
  • La representante de Polonia en Eurovisión, Monika Kuszynska. EFE
 
Los cantantes estonios Elina Born (d) y Stig Rasta (i) en Eurovisión 2015. EFE
Los cantantes estonios Elina Born (d) y Stig Rasta (i) en Eurovisión 2015. EFE
Publicidad