EFE | Belém (Brasil)

Exótica para muchos y amada por los lugareños, la cocina de Pará, estado amazónico en el norte de Brasil, encanta por sus sabores, aromas, colores y texturas, que son fruto de una mezcla de las tradiciones de los indios de la Amazonía y, en menor medida, de las introducidas por blancos y negros.

Nadie que conozca el pato a la tucupi, la tacacá o la maniçoba queda inmune a experimentar una explosión de sensaciones, que agudiza el sabor y lleva el paladar a los límites, como el anestésico en la boca causado por el jambu, hierba que condimenta y colorea de verde la mayoría de los platos, que también cuentan con productos como el pimentón, la achicoria y el cilantro, entre otros.

Detalle de un postre de chocolate con esencias de pachulí, jazmín y naranja. EFE/Archivo
Detalle de un postre de chocolate con esencias de pachulí, jazmín y naranja. EFE/Archivo
Publicidad