Los paneles fotovoltaicos están superados. Llegan los concentradores solares, un sistema con una eficiencia energética muy superior, que concentra la luz de sol como si fuera una lupa y la convierte en electricidad y calor, y cuyas unidades tienen el curioso aspecto de girasoles gigantes de metal y cristal.

Los paneles fotovoltaicos están superados. Llegan los concentradores solares, un sistema con una eficiencia energética muy superior, que concentra la
Los paneles fotovoltaicos están superados. Llegan los concentradores solares, un sistema con una eficiencia energética muy superior, que concentra la luz de sol como si fuera una lupa y la convierte en electricidad y calor, y cuyas unidades tienen el curioso aspecto de girasoles gigantes de metal y cristal. EFE
Publicidad