Los ferrocarriles más rápidos superan la barrera de los 300 kilómetros por hora. Trenes que ni pisan los rieles ni circulan con ruedas de acero, sino que se desplazan gracias a poderosos electroimanes que les permiten levitar a unos centímetros del suelo. Contiene detalles técnicos de estos trenes.

Los ferrocarriles más rápidos superan la barrera de los 300 kilómetros por hora. Trenes que ni pisan los rieles ni circulan con ruedas de acero, sino
Los ferrocarriles más rápidos superan la barrera de los 300 kilómetros por hora. Trenes que ni pisan los rieles ni circulan con ruedas de acero, sino que se desplazan gracias a poderosos electroimanes que les permiten levitar a unos centímetros del suelo. EFE
Publicidad