EFE | Washington

El presidente de EEUU, Barack Obama, afirma en una entrevista exclusiva con la Agencia EFE que los "cambios históricos" en la política hacia Cuba están dando "resultados", mientras expresa su preocupáción con la situación de Venezuela.

"No creemos que Venezuela sea una amenaza para Estados Unidos y Estados Unidos no es una amenaza para el Gobierno de Venezuela", subraya Obama en la entrevista, realizada antes de viajar a Panamá para participar en la VII Cumbre de las Américas.

 
  • WASHINGTON.- El presidente estadounidense, Barack Obama, se dirige al Marine One para viajar a Jamaica y Panamá. EFE
  • El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, en el Despacho Oval de la Casa Blanca en una foto oficial. EFE
  • WASHINGTON. El presidente estadounidense, Barack Obama, saluda al partir hacia Jamaica y Panamá. EFE
 
WASHINGTON.- El presidente estadounidense, Barack Obama, se dirige al Marine One para viajar a Jamaica y Panamá. EFE
WASHINGTON.- El presidente estadounidense, Barack Obama, se dirige al Marine One para viajar a Jamaica y Panamá. EFE

"Pero seguimos muy preocupados por cómo el Gobierno venezolano sigue esforzándose por intimidar a sus adversarios políticos, incluido el arresto y acusación por cargos políticos de funcionarios electos, y la erosión continua de los derechos humanos", añade.

Ni EEUU ni el continente, sostiene, deben "mantener silencio" ante la situación en Venezuela, una nación que, a su juicio, se enfrenta actualmente a "retos enormes" y con cuyo Gobierno Washington sigue abierto al "diálogo directo".

En el caso de Cuba, Obama destaca que el acercamiento hacia La Habana ya está dando "resultados", con "progresos significativos" para lograr la reapertura de las embajadas. El "entusiasmo del pueblo cubano" ante el cambio demuestra que se va "por el camino correcto".

"Hemos visto un aumento en el contacto entre el pueblo de Cuba y Estados Unidos, y el entusiasmo del pueblo cubano hacia estos cambios demuestra que vamos por el camino correcto", dice el presidente de EEUU.

Tras el histórico anuncio de normalización de relaciones hecho en diciembre, los diálogos bilaterales emprendidos con Cuba constituyen "las negociaciones más intensas y de más alto nivel de las últimas décadas" entre los dos países, agrega en su entrevista exclusiva a EFE.

Obama, quiere aprovechar la Cumbre de las Américas de esta semana en Panamá para impulsar la competitividad y el comercio en la región, como forma de fomentar el desarrollo y cerrar la brecha entre ricos y pobres.

En la entrevista se mouestra convencido de que la mejor forma de acabar con esa brecha es "fomentar un crecimiento a gran escala que cree nuevas oportunidades", de modo que se amplíe el acceso a las herramientas que permiten salir de la pobreza: la educación y la capacitación laboral.

Por este motivo, él "alentará a todos los países del continente americano a ratificar el Acuerdo sobre Facilitación del Comercio" de la OMC, consensuado en diciembre de 2013 en el seno de ese organismo, y que establece medidas para facilitar el flujo de bienes en las aduanas, reducir la burocracia y multiplicar así el intercambio comercial entre los países.

"El crecimiento económico, el comercio y el compromiso compartido de ampliar las oportunidades ha sacado a millones de personas de la pobreza. Desde 2002, la clase media prácticamente se ha duplicado y constituye el grupo social mayoritario en países como Brasil y México por primera vez en la historia", destaca Obama.

El presidente de EEUU también reitera su compromiso con la reforma migratoria para regularizar a millones de indocumentados y su respaldo a los países de Centroamérica para resolver los problemas que generan la emigración hacia el norte.

"Durante mi viaje de esta semana (a Jamaica y a la Cumbre de las Américas en Panamá), seguiré defendiendo nuestra petición de 1.000 millones de dólares al Congreso", dseñala Obama en referencia al Plan de Prosperidad del triángulo norte de Centroamérica (Guatemala, Honduras y El Salvador).

Este plan se creó a raíz de la avalancha migratoria que creó en 2014 una crisis humanitaria en la frontera sur estadounidense. Decenas de miles de personas, muchos de ellos niños no acompañados por adultos, llegaron a EEUU procedentes en su mayoría de esos tres países centroamericanos.

Según Obama, los fondos, incluidos en su propuesta de presupuesto para el año fiscal 2016, que aún debe aprobar el Congreso, "no son tan solo para la seguridad ni están pensados solo en respuesta al aumento observardo en inmigración".

"Al revés, son parte de nuestra estrategia elaborada para asociarnos con los países centroamericanos mientras tratan de resolver los factores subyacentes que han llevado a muchos en el pasado a realizar el viaje peligroso hacia el norte". EFE

Publicidad