EFE | Tokio

El Consejo Empresarial para la Competitividad (CEC), integrado por las grandes multinacionales españolas, presentó hoy en Tokio a España como un atractivo destino de inversiones, además de una importante puerta hacia América Latina.

En el mercado latinoamericano, donde las firmas japonesas están apostando fuerte en áreas como energía, recursos o infraestructuras, "es más fácil entrar de la mano de las grandes compañías españolas" fuertemente arraigadas en la región, expuso Fernando Casado, director del CEC.

 
  • El exsecretario de Estado de Economía, Alfredo Pastor, durante su intervención en la presentación en Tokio del informe "España, país de oportunidades"
  • Fernando Casado, director del Consejo Empresarial para la Competitividad, durante la presentación del informe "España un país de oportunidades". EFE
  • Juan Rodríguez Inciarte, consejero ejecutivo del Banco Santander, hoy en Tokio durante la presentación del informe del Consejo Empresarial para la Com
 
El exsecretario de Estado de Economía, Alfredo Pastor, durante su intervención en la presentación en Tokio del informe "España, país de oportunidades"
El exsecretario de Estado de Economía, Alfredo Pastor, durante su intervención en la presentación en Tokio del informe "España, país de oportunidades". EFE

Las grandes empresas españolas con una posición preferente en el emergente mercado latinoamericano, donde muchos países crecen a ritmos superiores al 5 por ciento anual, "pueden ofrecer desde financiación hasta conocimientos", entre otros servicios, a los empresarios japoneses, aseguró Casado.

Por su parte, Alfredo Pastor, profesor de la escuela de negocios IESE y exsecretario de Estado de Economía, destacó que España mantiene unas condiciones óptimas para la fabricación de vehículos, lo que le aporta un especial atractivo para firmas japonesas como Toyota, Nissan o Honda.

En la antepenúltima escala de una gira por 23 ciudades para promocionar las inversiones en España, el Consejo Empresarial para la Competitividad presentó hoy en Tokio su reciente informe "España un país de oportunidades" que presenta unas previsiones optimistas sobre la evolución de la economía del país a pesar de la crisis.

El documento pronostica una mejora de la actividad que permitirá que la economía española goce de un crecimiento del 0,3 por ciento en el período septiembre-diciembre de este año tras siete trimestres de recesión.

"Las reformas del mercado laboral y del sector financiero permitirán a España pasar de la recesión al crecimiento", afirmó Juan Rodríguez Inciarte, consejero ejecutivo del Banco Santander y también ponente en la presentación.

El directivo citó las exportaciones como un importante motor del futuro crecimiento de España, cuya balanza por cuenta corriente pasará según el informe del CEC del déficit al superávit el año que viene gracias, entre otros factores, a la diversificación de las ventas al exterior a mercados emergentes de África y América Latina.

Además, aseveró que "España tiene unas condiciones únicas que la hacen atractiva para las inversiones extranjeras", desde una abundante mano de obra capacitada hasta productos financieros que generalmente ofrecen rendimientos favorables como es el caso, citó, de los bonos del Estado.

Bajo el título "España, una tierra de oportunidades", el organismo que integra a las grandes empresas españolas realizará dos paradas más en Ciudad de México y Bogotá el lunes y el martes respectivamente para completar su gira mundial, cuya acogida hasta ahora el director del CEC calificó como "muy positiva".

En el CEC están representados Telefónica, El Corte Inglés, Mango, Grupo Barceló, Banco Santander, Repsol, Acciona, La Caixa, BBVA, Inditex, Grupo Planeta, Mapfre, ACS, Ferrovial, Havas Media Group, Mercadona, Iberdrola y el Instituto de la Empresa Familiar.

Publicidad