A veces los culpables del deterioro de la pareja somos nosotros mismos, al agobiar y controlar al otro por miedo a perderlo, según el orientador Albert Espinola, que propone el "ejercicio del anillo" para hacernos conscientes del aferramiento en las relaciones, y ofrece claves para mejorarlas.

El problema del aferramiento “no reside en el exterior, sino en nosotros, y en nuestra forma de ver el mundo y la vida...". EFE/Sebastião Moreira
El problema del aferramiento “no reside en el exterior, sino en nosotros, y en nuestra forma de ver el mundo y la vida...". EFE/Sebastião Moreira
Publicidad