La nominación al Óscar por "The Imitation Game", ha terminado de lanzar la carrera del británico Benedict Cumberbatch, un camaleón de la interpretación que pasa sin problemas de Sherlock Holmes a Julian Assange, mientras cultiva su exquisita educación británica y mantiene tradiciones como anunciar su boda en "The Times".

 Benedict Cumberbatch en una escena del filme "The Imitation Game". Foto cedida por Tripictures.
Benedict Cumberbatch en una escena del filme "The Imitation Game". Foto cedida por Tripictures.
Publicidad