La compra del 20 por ciento del accionariado del Atlético de Madrid por el chino Wang Jianlin, o el desembarco del singapurés Peter Lim en el Valencia muestran el nuevo interés que el balompié español ha despertado en los magnates orientales, como ya ha ocurrido en Europa con millonarios del este europeo o árabes.

El magnate  Wang Jianlin (centro), posa junto al presidente del Atlético de Madrid, Enrique Cerezo (dcha), y el consejero delegado del club rojiblanco
El magnate Wang Jianlin (centro), posa junto al presidente del Atlético de Madrid, Enrique Cerezo (dcha), y el consejero delegado del club rojiblanco, Miguel Ángel Gil (izda), tras firmar un acuerdo en Pekín (China). EFE/Rolex De la Peña
Publicidad