EFE | Pretoria

Sudáfrica y otros ocho países del continente construyen el mayor y más potente radiotelescopio, unas 50 veces más sensible y 10.000 veces más rápido que los actuales, que permitirá avanzar en el conocimiento de la formación de las galaxias y en la exploración de nuevos planetas.

Ese es el proyecto en el que trabajan ya nueve países africanos, que albergarán en su territorio las antenas receptoras -en forma de plato, algunas de ellas de unos 60 metros de diámetro- que compondrán la ambiciosa instalación.

Fotografía facilitada por el ministerio de Ciencia y Tecnología sudafricano de una de las antenas instaladas en el desierto sudafricano del Karoo que
Fotografía facilitada por el ministerio de Ciencia y Tecnología sudafricano de una de las antenas instaladas en el desierto sudafricano del Karoo que formarán parte del radiotelescopio SKA. EFE
Publicidad