EFE | Londres

Los primeros peces cartilaginosos y óseos proporcionan más información sobre la evolución temprana de los vertebrados con mandíbula -entre ellos los humanos- que los tiburones modernos, como se pensaba hasta ahora, según un estudio publicado en la revista "Nature".

Los tiburones modernos no son "fósiles vivientes" que han mantenido su anatomía primitiva, como se pensaba hasta ahora, sino que han evolucionado a lo largo de millones de años, dice el estudio, dirigido por el paleontólogo estadounidense Alan Pradel y en el que se analizó el cráneo de un tiburón de hace 325 millones de años.

Fotografía facilitada por el Museo Americano de Historia Natural (AMNH) de un fósil de 325 años de antigüedad de un tiburón primitivo. EFE
Fotografía facilitada por el Museo Americano de Historia Natural (AMNH) de un fósil de 325 años de antigüedad de un tiburón primitivo. EFE
Publicidad