EFEMoscú

La primera reunión entre el presidente ruso, Vladímir Putin, y el de Estados Unidos, Donald Trump, ya está acordada y los preparativos están en marcha, dijo hoy la presidenta del Consejo de la Federación (cámara alta del parlamento ruso), Valentina Matveyenko.

"Hay un acuerdo para la reunión entre nuestros presidentes -el de Estados Unidos y el de Rusia-, y están en marcha intensos preparativos para el encuentro", dijo Matveyenko a los periodistas.

La jefa de la Cámara alta no dio detalles sobre dónde tendrá lugar esta primera reunión, pero señaló que "estamos inclinados hacia una agenda positiva, hacia el restablecimiento de unas relaciones plenas, tanto políticas como económicas y otras, con Estados Unidos, y esperamos que ellos tengan el mismo enfoque", subrayó.

La primera reunión entre responsables de Rusia y de la nueva administración estadounidense tendrá lugar el próximo jueves en Bonn, entre el ministro de Asuntos Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, y su homólogo estadounidense, Rex Tillerson, en el marco de la reunión ministerial del G20, según anunció hoy la portavoz de la cancillería rusa, María Zajárova.

La reunión se producirá en un momento de crisis interna en el Gobierno de Trump, a raíz de la renuncia del asesor de seguridad nacional, Michael Flynn, tras conocerse que mintió a altos cargos de la Casa Blanca sobre sus contactos con Rusia antes de la llegada al poder del actual presidente estadounidense.

Matveyenko también se refirió hoy a la península de Crimea, anexionada por Rusia en 2014, y aseguró que "es una parte de Rusia" que no admite discusión.

"Crimea es un sujeto de la Federación Rusa, para nosotros esta cuestión no se puede discutir, cualquier otra interpretación para nosotros es inaceptable", subrayó.

Por antes, la portavoz de Exteriores, María Zajárova, insistió en que Rusia nunca devolverá Crimea a Ucrania porque es su territorio soberano, en respuesta a las declaraciones de la Casa Blanca acerca de que Trump espera la devolución de esa península a Kiev.

El portavoz de la Casa Blanca, Sean Spicer, declaró ayer que Trump mantiene una "dura" posición sobre el conflicto ucraniano y "espera de Rusia su cooperación para rebajar la tensión en Ucrania y la devolución de Crimea".