EFEUSASan Juan

La justicia advirtió hoy a la presidenta interina de la Universidad de Puerto Rico (UPR), Nivia Fernández, y a la rectora del recinto de Río Piedras, Carmen Rivera, que si para el lunes los portones de la Universidad de Puerto Rico (UPR), en Río Piedras, no están abiertos, podrían ir a la cárcel.

A ello se une el hecho de que ambas ya han entregado la multa de 5.000 dólares que les fue impuesta ayer por no haber hecho cumplir la decisión del Tribunal Apelativo, tras una demanda de un grupo de estudiantes, para que se abrieran las mismas.

Los portones permanecen cerrados desde que hace poco más de un mes se iniciará una huelga de sus estudiantes por los recortes millonarios de unos 512 millones de dólares impuestos por la Junta de Supervisión Fiscal (JSF).

La advertencia a Fernández y Rivera fue realizada por la jueza Lauracelis Roques, quien fue notificada por el abogado de la UPR de que el recinto de Río Piedras sigue cerrado.

Este lunes ambas deberán comparecer ante la justicia y explicar el motivo por el cual siguen cerradas las puertas y si no logran justificar la razón de ello o no tenerlas abiertas antes del lunes podrían ir a la cárcel.