EFE NewsNueva York

La Unión Estadounidense de Libertades Civiles (ACLU) presentó este miércoles una demanda en una corte federal de Maine contra el Servicio de Control de Inmigración y Aduanas (ICE) en la que pide información sobre un propuesto centro de detención para el pueblo de Scarborough.

La propuesta cuenta con el respaldo de la junta de planificación del pueblo, que lo aprobó el pasado otoño, pero enfrenta el rechazo de la comunidad, que alega que la iniciativa contradice una resolución reciente contra el racismo aprobada por el Ayuntamiento, según el diario Bangor Daily News.

A la ACLU de Maine se unieron en la demanda el Immigrant Legal Advocacy Project y la Clínica de Derechos Humanos y Refugiados de la Facultad de Derecho de Maine, con base en la Ley de Libertad de Información, y busca transparencia y más consultas con los residentes.

El ICE ha intentado operar allí un centro de detención desde 2019, cuando firmó un contrato de arrendamiento con Maine Realty Advisors para una instalación en el 40 Manson Libby Road, lo que se realizó sin el conocimiento de la ciudad o la policía de Scarborough, recordó el diario.

La información salió a la luz pública luego de que el Bangor Daily News publicara la historia el pasado febrero tras recibir una copia del contrato de arrendamiento y la correspondencia del Gobierno a través de una solicitud de registros públicos.

La acción legal ocurre luego de que el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) presuntamente no respondiera a las solicitudes de registros públicos sobre las transferencias de inmigrantes hacia y desde centros de detención en Maine.

"Esta demanda es necesaria para arrojar luz sobre sus actividades. Cuando sabemos lo que está haciendo el ICE, podemos resistir sus abusos", indicó la directora del departamento legal de la ACLU en Maine, Emma Bond.

La cárcel del condado de Cumberland se ha utilizado como un centro de detención a corto plazo durante años, y fue usada en el contexto de la pandemia de covid-19 para facilitar el traslado de inmigrantes de Nueva Inglaterra a los estados del sur, según la demanda.

Antes de junio de 2020, esas instalaciones se usaron para albergar a "unos pocos inmigrantes al mes", y a partir de entonces acogió aproximadamente a media docena o más de inmigrantes por día, según Anna Welch, directora de la Clínica de Derechos Humanos y Refugiados de la Facultad de Derecho de Maine.

Durante ese tiempo, presuntamente fueron sometidos a condiciones peligrosas y antihigiénicas durante el viaje y en las instalaciones.

"Los inmigrantes detenidos en la cárcel del condado normalmente llegaban un jueves, viernes o sábado y se quedaban tres o cuatro días. El momento de su llegada fue relevante porque no hay acceso de abogados el fin de semana", indicó Welch en el documento.

"En la mayoría de los casos, los inmigrantes detenidos en la cárcel del condado de junio a diciembre no tenían conexión con Maine. Los agentes del ICE los llevaron rápidamente, a menudo en medio de la noche, a centros de detención en los estados del sur que enfrentan brotes de covid", añadió.

Por ello, la propuesta instalación en Scarborough "plantea serias preocupaciones dadas las prácticas de detención del ICE hasta la fecha en Maine", dijo Welch.