EFEUSAWashington

El 116º Congreso arrancó hoy como el más diverso de la historia, con números récord de mujeres y latinos entre los legisladores, y con la entrada de las primeras mujeres musulmanas y nativo americanas como miembros de la Cámara de Representantes, entre otros hitos.

Un total de 127 mujeres -102 en la Cámara Baja y 25 en el Senado- ganaron sus batallas electorales en los comicios legislativos de noviembre pasado, aunque este número representa menos del 25 % del total de miembros del Congreso, según datos del Centro de Investigación Pew.

Entre ellas, se encuentran las dos primeras mujeres musulmanas en llegar al ente legislativo, Ilhan Omar y Rashida Talib, y las dos primeras de origen nativo americano en hacerlo, Sharice Davids y Deb Haaland.

En su discurso tras ser confirmada como nueva presidenta de la Cámara Baja, la demócrata Nancy Pelosi celebró hoy la creciente presencia de mujeres.

"Estoy particularmente orgullosa de ser una mujer presidenta de la Cámara de Representantes de este Congreso, que empieza cuando se celebran 100 años del acceso al voto de las mujeres y cuando más de 100 mujeres estamos en la Cámara Baja", dijo Pelosi.

Asimismo, este 3 de enero inició su carrera la legisladora más joven en haber sido elegida para el Congreso, la hispana Alexandria Ocasio-Cortez, de 29 años, que representa al distrito 14 del estado de Nueva York.

La joven legisladora forma parte también de la cifra récord de 43 congresistas latinos que servirán a partir de hoy en ambas cámaras, incluyendo a 35 demócratas y ocho republicanos, que representarán a los 57 millones de habitantes hispanos del país.

Texas, un estado con una amplia población hispana, eligió por primera vez a dos mujeres latinas, Verónica Escobar y Sylvia García, para que sean parte de la delegación del estado de la estrella solitaria en Washington.

Por su parte, la comunidad afroamericana está representada solo con dos miembros en el Senado, una cámara en la que 91 de los 100 integrantes son de raza blanca.

En la Cámara de Representantes hay 55 legisladores negros, el segundo grupo racial más representado después de los blancos, que cuentan con 317 del total de 435 miembros.

Otro colectivo, el de las personas LGTB, cuenta desde hoy con diez legisladores, ocho de ellos en la Cámara de Representantes y dos en el Senado.

Por otro lado, más del 90 % de los congresistas son cristianos, mayoritariamente protestantes, mientras que el budismo, el islamismo, el hinduismo y el ateísmo ocupan el 10 % restante, de acuerdo a datos de Religions News Service.

El 116 º Congreso estadounidense inició hoy su andadura con un equilibrio de poderes entre ambas cámaras: los demócratas pasaron a controlar la mayoría de la Cámara Baja y los republicanos mantienen la del Senado.

Pese a que nivel legislativo no podrán hacer demasiado, los demócratas tendrán la oportunidad ahora de abrir investigaciones sobre el las actividades del Ejecutivo y de la Presidencia a través de distintos comités de esa cámara, como el judicial.

La nueva presidenta de la Cámara Baja, Nancy Pelosi planea plantar cara al presidente estadounidense, Donald Trump, en diferentes frentes, desde investigar las muertes de niños inmigrantes bajo la custodia del Gobierno hasta exigir las declaraciones de impuestos del mandatario.

Por su parte, la mayoría republicana en el Senado, dirigida por el veterano Mitch McConnell, tiene el objetivo de dar el visto bueno a los jueces que Trump recomiende para cargos en cortes de diferentes instancias del país y aprobar el nombramiento de los nuevos miembros del Gabinete.