EFE NewsMiami

Raúl Mata, el padrastro de una joven de 16 años asesinada en 2004 en Miami, fue arrestado en California y enfrenta cargos criminales en Florida por la muerte de la joven tras la realización de una prueba de ADN con muevas tecnologías.

Dilcia Mejía fue vista por última vez con vida la noche del 16 de septiembre de 2004 cuando estaba viendo televisión en su hogar, en una comunidad de viviendas rodantes del oeste de Miami.

Su madre salió al día siguiente temprano y hacia las 9 de la mañana Mata llamó a la Policía para denunciar la muerte de su hijastra.

"Necesitamos que alguien venga aquí (...). Alguien mató a mi hija", dijo a la Policía Mata.

Subrayó que había acabado de llegar a la vivienda y encontró a la joven con una herida en el cuello.

Mata, que negó en ese momento estar involucrado en la muerte de la joven, se separó de la madre de Mejía, Delcia Oliva, y se fue a vivir a California.

El hispano fue arrestado recientemente gracias a una prueba de ADN de muestras halladas en el cuerpo de Mejía que vincularon a Mata con su muerte y será extraditado a Florida.

La policía dijo que pudieron vincular "pruebas físicas y circunstanciales, resolviendo con éxito el caso".

Mata, de 46 años, enfrenta cargos de homicidio en primer grado por la muerte de su hijastra Dilcia Mejía.

"Es el mayor alivio que ha tenido nuestra familia, como una enorme carga que se nos quita de encima. Me quedé sin palabras y me alegro de que Raúl Mata pueda enfrentar las consecuencias de sus horribles acciones", dijo Trinidad González, prima de la víctima, según el canal CBS.

La acusación de Mata "debería ofrecer esperanza, no solo para su familia, sino para las familias de todas las víctimas de delitos que aún anhelan justicia", dijo la fiscal estatal de Miami-Dade, Katherine Fernández Rundle.