EFEWashington

El presidente de Estados Unidos, el demócrata Joe Biden, respeta al Tribunal Supremo del país y no cuestiona su legitimidad pese a la decisión de revocar la protección legal al aborto, que hoy mismo tildó de "terrible, dolorosa y devastadora".

Después de que un periodista preguntase si el presidente pone en duda la legitimidad de la Corte, la portavoz de la Casa Blanca, Karine Jean-Pierre, aseguró que Biden ve el Supremo como legítimo y que lo respeta.

"Lo que cree es que esta decisión en particular que se tomó ayer es extremista y está fuera de lugar, y esto es algo que seguirá diciendo. Pero, obviamente, ve la Corte como legítima y la respeta", dijo Jean-Pierre en una rueda de prensa a bordo del avión presidencial Air Force One, en el que Biden viajó a Europa para asistir a las cumbres del G7 y de la OTAN.

El presidente del Partido Demócrata -al que pertenece Biden-, Jaime Harrison, tildó ayer de "ilegítima" a la Corte Suprema del país.

El fallo del Supremo fue aprobado con el apoyo de seis de los nueves jueces de la máxima instancia judicial estadounidense y mantiene una ley del estado de Misisipi que restringe el aborto a partir de las 15 semanas de gestación.No obstante, la mayoría conservadora del Supremo decidió ir más lejos y revocar los precedentes sentados en el pasado por el propio tribunal que amparaban ese derecho.La decisión no supuso una sorpresa porque el borrador del fallo se filtró en mayo pasado a los medios de comunicación.Con el fallo de ayer, los estados que así lo decidan podrán prohibir totalmente el aborto.