EFELos Ángeles

El capitán de un barco pesquero describió como "un milagro" el hallazgo en medio de la noche de una rústica embarcación que llevaba tres días a la deriva en las agua del Pacífico con 25 migrantes a bordo sin comida y sin agua.

En una entrevista con el periódico San Diego Union Tribune, Markus Medak catalogó este martes como un milagro su encuentro con la embarcación la madrugada del viernes pasado a unas 95 millas (152 kilómetros) de la costa de San Diego, California.

Además del barco de pesca deportiva de Medak otras tres embarcaciones estaban operando dentro de una zona que cubría 100 millas cuadradas (259 kilómetros cuadrados) en un sector usado para la pesca.

Cada embarcación estaba a más de 10 millas (16 kilómetros) de distancia una de otra, por lo que una débil luz que se veía en la oscuridad llamó la atención de Medak.

Al acercarse el capitán logró divisar una embarcación a punto de hundirse con 23 ciudadanos mexicanos y dos guatemaltecos que se habían quedado sin comida, agua ni opciones de pedir ayuda.

Medak le dijo al rotativo que no creía que ninguna persona hubiera sobrevivido en esas circunstancias.

La tripulación del barco pesquero que hablaba español logró comunicarse con los migrantes.

La pequeña embarcación fue asegurada pero no se realizó el rescate porque las condiciones no lo permitían.

El barco pesquero se quedó cuidando a la embarcación hasta que el equipo de rescate de la Guardia Costera de Estados Unidos llegó en la mañana.