EFEUSAWashington

Los líderes del comité de Servicios Armados de la Cámara de Representantes, el demócrata Adam Smith y el republicano Mac Thornberry, cargaron hoy contra el Pentágono por querer implantar nuevas normas destinadas a evitar que su personal comparta información con el Congreso.

"El Congreso supervisa al Departamento de Defensa, pero con esta nueva política, el Departamento se arroga la autoridad de determinar qué debe someterse al control legislativo", advirtieron Smith y Thornberry en un comunicado conjunto, tras recibir una copia de la normativa que, según medios locales, ya había sido distribuida entre el personal del Pentágono.

El Congreso tiene el poder de aprobar los presupuestos de la cartera de Defensa y debe autorizar cualquier declaración de guerra por parte de Washington, por lo que sus dos cámaras celebran periódicamente audiencias a las que deben comparecer miembros del Pentágono para rendir cuentas sobre las decisiones del Departamento.

Sin embargo, bajo el mandato del presidente Donald Trump, la relación entre ambas instituciones ha sufrido un deterioro debido, en parte, a que la Cámara de Representantes -controlada por la oposición- considera que el mandatario está politizando al estamento militar.

Uno de los casos más evidentes de esta situación fue la declaración del estado de emergencia nacional por parte del mandatario el pasado mes de enero, lo que permitió a la Casa Blanca acceder a fondos del Pentágono para financiar el muro fronterizo con México, un proyecto para que el Congreso se negó a aprobar una partida presupuestaria.

Esta decisión ha llevado a los demócratas de la Cámara Baja a amenazar con no aprobar el próximo presupuesto de Defensa si el Pentágono incluye partidas destinas a su posible uso para seguridad fronteriza, una misión que originalmente recae en el Departamento de Seguridad Nacional.

Tanto Smith como Thornberry coincidieron hoy en señalar que "en caso de aplicar" esta nueva política la cartera de Defensa "limitaría drásticamente" la capacidad del poder Legislativo de "ejercer su prerrogativa constitucional" de controlar a este Departamento.

"Además, esta normativa acusa al Congreso de representar un riesgo para la información clasificada, lo cual ni sirve de excusa ni es cierto", zanjaron ambos congresistas.