EFEUSAMiami

El cubano-estadounidense Gustavo Falcón, uno de los narcotraficantes conocidos como los "Cocaine Cowboys" (vaqueros de la cocaína), se declaró hoy no culpable en un tribunal de Miami de los cargos de narcotráfico que pesan en su contra, informaron medios locales.

En una breve audiencia, Falcón, de 55 años, guardó silencio en todo momento mientras su abogado declaró que su cliente no es culpable de los delitos que le vinculan a una red de traficantes que en la década de los años 80 se dedicó al contrabando de cocaína, recogió el canal CBS News.

Prófugo de la justicia durante más de 26 años, Falcón compareció el pasado 25 de abril por primera vez ante un tribunal de Miami, tras ser arrestado cerca de Orlando.

El acusado, uno de los narcotraficantes conocidos como los "Cocaine Cowboys" que operaron en el sur de Florida en los años 80, fue detenido cuando montaba en bicicleta junto a su esposa cerca de Orlando (centro de Florida), donde vivía con su familia con nombres falsos.

Falcón utilizaba el nombre de Luis Reiss, un nombre que despertó las sospechas de la Policía después de que se viera involucrado en un accidente de tráfico cerca de Kissimmee en 2013 y la pesquisa condujese a las autoridades a conectarle con una vivienda en Hialeah (aledaña a Miami) que una vez fue propiedad de Falcón.

Gustavo Falcón es hermano del capo Augusto "Willie" Falcon, quien operaba junto con Salvador Magluta, también de origen cubano, una de las mayores redes de narcotráfico en EE.UU.

Los tres fueron acusados en 1991 por un jurado federal del contrabando de la menos 75 toneladas de cocaína desde Colombia hacia Estados Unidos, pero para entonces Gustavo Falcón ya estaba en paradero desconocido.

Entre tanto, Magluta y "Willie" Falcon purgan prisión federal tras ser condenados hace más de veinte años por delitos relacionados con narcotráfico. Ambos habían sido absueltos en un primer juicio, en el que compraron a los jurados.

Augusto Falcón llegó a un acuerdo con la Fiscalía y fue sentenciado a 20 años de cárcel, condena que cumple en una cárcel de Kentucky, y se prevé que quede en libertad el próximo 17 de junio.

Magluta recibió una condena de 205 años de cárcel que fue posteriormente reducida a 195 años.