EFE NewsAtlanta (GA)

Las autoridades de inmigración liberaron a la última mujer que permanecía detenida en una prisión para indocumentados en Georgia, de un grupo de más de cuarenta que asegura haber sufrido abusos médicos en ese centro, informaron este sábado organizaciones de derechos civiles.

La abogada Azadeh Shahshahani, directora legal de Project South, confirmó a Efe que la inmigrante, cuya identidad no fue revelada, salió el viernes del centro de detención de Irwin, en el sur de Georgia, gracias a una demanda colectiva que interpusieron en diciembre contra el ginecólogo de esa cárcel, Mahendra Amin.

La mujer era la última del grupo que participó en la acción legal que se encontraba recluida en Irwin luego de que el Servicio de Control de Inmigración y Aduanas (ICE, por sus siglas) liberara al resto en las últimas semanas.

"Estamos emocionados con la libertad de las mujeres inmigrantes que sufrieron tanto mientras estaban detenidas en Irwin. Este es sólo el primer paso en el camino hacia la justicia. Las sobrevivientes de abuso médico en Irwin deben recibir compensación por el daño que sufrieron", afirmo la abogada.

"No descansaremos hasta que cierren esta horrible instalación", afirmó, una de las abogadas del grupo.

La demanda fue presentada a finales de diciembre en un tribunal de Georgia e incluye los testimonios de más de 40 inmigrantes que denunciaron la "negligencia, el abuso y las represalias" que -alegan- experimentaron mientras estaban bajo custodia de ICE en el centro de Irwin, en la remota localidad de Ocilla.

Las mujeres revelaron un "patrón implacable de procedimientos médicos no consentidos, incluidas cirugías ginecológicas no deseadas y otras intervenciones médicas no consensuadas".

"La palabra gracias es muy pequeña para mi Dios y para todas las personas que han luchado para que sea liberada. Mi mensaje para mi gente inmigrante es que somos luchadores y yo me considero una mujer fuerte y luchadora", manifestó Lourdes, otra de las afectadas, quien fue liberada de Irwin el pasado jueves.

Project South, Government Accountability Project y otras organizaciones destaparon el escándalo que sacude al centro para indocumentados en una queja legal que presentaron en septiembre pasado ante la Oficina del Inspector General del Departamento de Seguridad Nacional (DHS).